Crear PDF Recomendar Imprimir

PostHeaderIcon Riya Mustang 125 – Utilitario con estilo

Textos: Antonio Cuadra Fotos: AC Acción: Roberto Maté 30 Octubre 2016

Riya, la marca del grupo Motorien, sorprende con el Mustang 125: un producto de buenos acabados y un diseño original en el que se combina la funcionalidad con toques deportivos, mucha tecnología LED y un calzado con anchas ruedas medias de 14 pulgadas. Y todo ello acompañado de un precio irresistible de 1.395 € que incluye un baúl trasero y seguro por un año.


Riya Mustang 125 Con productos como este Riya Mustang 125, la mala fama de las motos fabricadas en China pasará a la historia. Primero porque, en cuanto a que se copian los diseños, a la vista está que el Mustang no se parece a ningún scooter conocido y, es más, hasta resulta original combinando la funcionalidad de un vehículo eminentemente urbano con un diseño con ciertos toques deportivos como demuestran sus angulosas formas o el soporte de las estriberas del pasajero, y tecnología de iluminación de última hornada como vemos en los intermitentes LED delanteros en los cantos del paso de rueda, el doble faro delantero con sendas potentes bombillas halógenas y una hilera de LEDs haciendo de luz de posición DRL, sin olvidar tampoco el grupo óptico posterior por matriz de diodos tanto en el piloto como en la luz de stop e intermitentes.

Riya Mustang 125

Segundo porque los plásticos encajan entre sí a la perfección sin irregularidades y no retumban con las vibraciones, o lo que es lo mismo, unos buenos acabados. Adelantamos que solo desluce el extra del baúl trasero que parecía una jaula de grillos por los ruidos que produce y que se podría solucionar con una pequeña junta de goma que rodeara todo el perfil de la caja inferior para que se apoye mejor la tapa. Y tercero porque la mecánica proporciona unas prestaciones correctas por ciudad con bastante finura de funcionamiento para lo que estamos acostumbrados a ver en otros propulsores refrigerados por aire forzado, aportando además un consumo de lo más contenido.

A esto añade unas ruedas de 14 pulgadas que están tan de moda en las últimas incorporaciones al mercado por su compromiso entre estabilidad y manejabilidad y un importador como Motorien que da la cara en el servicio postventa.

Sin entrar en detalles de comportamiento que analizaremos en los próximos apartados, valorar también su cuadro de instrumentos bien distribuido para consultar de un vistazo que incluye voltímetro para controlar el estado de la batería, pero que sin embargo se olvida de un reloj horario o al menos el hueco para añadirlo más tarde como recambio, o la cerradura de contacto con obturador del bombín y apertura centralizada del asiento, detalle que suele estar reservado a scooters Premium.

Riya Mustang 125

Y lo mejor para el final de este apartado: el precio de 1.395 €. Uno de los más baratos que ofrece el mercado de primera mano, obviamente en homologación Euro 3 con carburador y pedal de arranque, pero que da mucho por poco, y que además de esa excelente relación precio/calidad hay que añadir el extra del baúl trasero que aporta un plus en capacidad de carga aunque sin posibilidad de introducir en él un casco integral como también ocurre bajo el asiento, y el regalo del seguro por un año.


A bordo

Riya Mustang 125

Después de esas buenas sensaciones visuales que te hemos descrito en la introducción y que trataremos con más detalle en el apartado “Con lupa” pasamos a la acción. Lo primero que notas al subirte sobre la Mustang es que no es un scooter alto. Si estás en torno a los 170 cm llegarás perfectamente con las dos plantas de los pies al suelo y es de suponer que no será demasiado problema para las tallas más bajitas. Lo bueno es que, cuando inicias la marcha y los subes sobre su amplia plataforma plana te das cuenta que se han currado la posición de conducción y que para nada vas con las piernas encogidas como ocurre en otros modelos: muy natural, cómoda y sobre todo espaciosa. Hay incluso espacio de sobra para haber colocado una guantera delante de las rodillas, pero se supone que se ha prescindido de ella para mantener su competitivo precio. Los mandos de buen tacto en su sitio correcto y el asiento también pone su granito de arena en confort, aunque este último muestra en el mullido unos bultos duros si te adelantas para dar más espacio a pasajeros de peso y volumen.

Riya Mustang 125

El motor es otro de sus puntos fuertes. La carburación no estaba del todo bien ajustada, y en frío tendía a calarse pero después demostraba unas buenas salidas de los semáforos y un consumo bastante discreto. Es algo ruidoso de admisión, pero no resulta molesto, y en velocidad máxima se queda justo en los 90 km/h reales, algo alejado de la barrera de los 100 km/h pero suficientes para moverse por ciudad y cercanías. Psicológicamente casi no te enteras de la velocidad máxima, porque el velocímetro miente como un cosaco y en vías de circunvalación te resultará fácil que la aguja te indique los ¡130 km/h!

Se mueve con cierta agilidad dado su peso contenido y las ruedas de catorce trazan limpiamente por donde apuntes con tu mirada.


Linea de tierra

Riya Mustang 125

Por una parte, Riya ha acertado ofreciendo ruedas de 14 pulgadas, pero aún más calzándolas con gomas de sección ancha de 120 mm y perfil del 70% delante y 60% detrás. Sin duda, con mucha más goma en contacto con el suelo –lo que se traduce en más superficie de adherencia con el firme- que otros scooters de 14 como el Suzuki Address 110 que anda de “puntillas” con unos 80/90 y 90/90, o el Keeway CityBlade y el superventas Honda PCX (éste último en otra división al emplear un motor con refrigeración líquida) que calzan 90/90 delante y 100/90 detrás. Desgraciadamente, la industria auxiliar y en concreto la de los neumáticos no sigue la evolución a mejor de los fabricantes, y Riya tiene que recurrir a unos CST con escasa rigidez de carcasa (en cuanto se fuerza un poco el freno delantero pierde el equilibrado produciendo un molesto efecto bacheado sobre tus manos en el manillar) y de escaso agarre sobre mojado. Aquí es donde tienes que intervenir tú mismo por tu propia seguridad, montando unos neumáticos occidentales a tu Riya en las medidas de serie; y no tienen excusa con todo lo que te has ahorrado de precio de aqdquisición.

Riya Mustang 125

Por suspensiones, la Riya lo hace bien ofreciendo un tarado adecuado correcto en ambos trenes en el punto medio ideal para no sacrificar comodidad ni firmeza en los trazados. Respecto a los frenos se recurre al tándem convencional de disco-tambor; nuestros lectores ya saben lo que opinamos de un tambor trasero, pero dado el bajo peso del Mustang (111 kilos con depósito lleno) y su contenido precio se le “perdona”. Pero ya sabes, cada dos por tres tendrás que tensar el freno trasero, operación que en este caso no reviste ningún problema por la accesibilidad de la palanca.


En compañía

Riya Mustang 125

Es un scooter compacto que admite un pasajero sin castigar demasiado al motor. La principal pega es que, como tiene un baúl trasero, no se podrá pasar una pierna por encima del portabultos para acomodarse y lo dificulta un poco. Salvado ese escollo, nuestro acompañante estará cómodamente sentado disponiendo de un respaldo acolchado en el baúl, asideras laterales que forman parte del portabultos y unas estriberas abatibles bien diseñadas.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
El motor cuenta con una tapa de transmisión personalizada con la marca con una textura muy original. La entrada de aire en su parte delantera para refrigerar el variador está cegada. Cuenta con pedal de arranque con punta articulada. Detrás lleva un freno de tambor de 130 mm. Para tensarlo y mantenerlo con la potencia de frenado necesaria habrá que actuar sobre la tuerca de la palanca que, afortunadamente se posiciona por la parte de arriba. El Mustang cuenta con dos amortiguadores traseros. El derecho va apoyado en un semibasculante. Cuenta con muelle de paso variable y ajuste para la precarga del mismo en cinco posiones algo difícil de acceder. En la más blanda va correcto.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
Un detalle de diseño muy original en el Mustang lo encontramos en las estriberas del pasajero con un soporte en fundición digno de una moto deportiva. Las estriberas disponen de una gruesa capa de goma antideslizante y salvatalones. La pata de cabra o caballete lateral no es para presumir ya que es de las que se recogen solas al no contar con interruptor cortacorrientes. Si aparacas mirando hace arriba vale, pero si hay una mínima pendiente o incluso en llano corres el riesgo de que se pliegue. El caballete central es mucho mñas estable y seguro. Además es fácil de accionar gracias a la palanca por su lado izquierdo. A mitad de su altura cuenta con unos topes de goma que evitan que se golpee el cárter del motor contra él cuando está recogido.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
El suelo plano es una característica fundamental que debe contar cualquier scooter que se considere urbano. En el Mustang se ofrece una superficie bastante extensa para mover los pies o incluso llevar bultos grandes entre ellos. Buen tren delantero con llanta de 14 pulgadas y un potente freno de disco de 220 mm mordido por una pinza de doble pistón que en ese llamativo color rojo aporta más deportividad al conjunto. La doble óptica del faro, con formas de moto deportiva, incorporan sendas bombillas halógenes que se iluminan a la vez en cortas o largas. Entre ellas y justo debajo, se encuentra una hilera de 8 LEDs que hacen de posición.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
Otro buen detalle del Mustang es calzar un neumático de 120 mm de ancho: un 50% más ancho que el de un Suzuki Address, y al ser de perfil bajo, con todavía más superficie de agarre. Lástima que los CST que monta no sean para presumir. El silenciador es estrecho pero alargado con una ligera inclinación hacia arriba como mandan los cánones de las motos deportivas. Está bien protegido de quemaduras por la cubierta plástica. El “caracolillo” por el lado derecho del motor delata que se trata de una refrigeración por aire forzado. A su izquierda vemos la válvula de láminas del sistema de aire secundario que introduce aire en el escape para ayudar a completar la combustión.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
Aunque la presencia del baúl trasero se lo pone difícil a nustro pasajero para acomodarse, lo compensa ofreciendo un respaldo con generoso mullido de espumado en una posición muy elevada. El grupo óptico posterior también está iluminado por LEDs.y lo integra el piloto trasero con los intermitentes. Todo ello lleva tulipas transparentes con un cierto volumen que le da forma de diamante. Los espejos retrovisores cuentan con un sencillo mástil por varilla, pero tienen bastante calidad al disponer de guardapolvos de goma en el anclaje al manillar y otro que cubre la articulación superior. Cuentan con una forma hexagonal.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
Los mandos de la piña derecha son de un diseño nuevo con muy buen tacto. Se prescinde del interruptor de luces al ir estas siempre encendidas. El botón que activa los intermitentes de emergencia está un poco oculto desde el puesto de conducción. También son de nuevo diseño los mando de la piña izquierda con la peculiaridad de intercambiar las posiciones del conmutador de intermitentes con el botón del claxon. Es una costumbre que parece que está imponiendo Honda. La cerradura de contacto con obturador de bombín es un detalle digno de un scooter Premium de superior precio que este Mustang. Desde la cerradura se abre el asiento. Es fácil bloquear el bombín con el gatillo “Shut” pero resulta difícil abrirlo con el vaso de la llave.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
No hay guantera central, pero al menos se cuenta con el práctico gancho para colgar bolsas y bolsos que se encuentra en el centro del salvapiernas en una posición elevada para que lo que cuelgue no se apoye en el suelo. El cuadro de instrumentos está muy bien ordenado por compartimentos con el central dedicado al velocímetro (muy mentiroso) y nivel de gasolina. En el compartimento superior derecho vemos un voltímetro para comprobar la carga de la batería. Con el Mustang te entregan dos llaves. La de la izquierda corresponde al contacto e incluye en el mando un vaso para abrir el obturador del bombín. La de la derecha, con formas que te hacen creer que integra mando a distancia, sirve para abrir el baúl.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
El hueco para el casco parece profundo y amplio pero no da cabida a un integral. Un casco abierto deja muchas zonas libres para rellenas con guantes y otras pequeñas cosas. Las herramientas no cuenta con un alojamiento específico. El depósito de combustible se encuentra justo detrás del espacio principal de carga. Su capacidad es algo justita, 5 litros, pero lo compensa con un consumo muy discreto para dar una buena autonomía. El baúl trasero es un extra que se incluye en la dotación de serie del Riya Mustang. Va montado fijo sobre el portabultos e incluye en la parte posterior de la tapa un gran catadióptrico para hacerse ver mejor. En su interior solo cabe un casco abierto.
Riya Mustang 125 Riya Mustang 125 Riya Mustang 125
En el fondo del hueco para el casco encontramos una tapa sujeta por dos tornillos de estrella que deja al descubierto el acceso a los principales puntos de ajuste del carburador y su cable en caso de sustitución. En el centro de la plataforma plana se encuentra una tapa sujeta por dos tornillos que da acceso a la batería. Junto a ello vemos en color blanco el portafusibles con el único fusible que protege al circuito de alumbrado. Después de quitar la tapa de acceso a la batería, podrás quitar la tapa de acceso a la bujía también retirando los dos tornillos de estrella que la sujetas a la base. En primer plano se puede ver la tapa de balancines.

 

 El detallazo

Riya Mustang 125

Que un scooter que cuesta tan sólo 1.395 € incluya de serie iluminación por diodos LED es todo un detallazo y además pone en evidencia a otros modelos de precio mucho más elevado. Las bombillas de los dos faros son halógenas H4, pero en su parte inferior se incluye una hilera de 8 diodos LED (no se ven bien por el destello del flash) que hacen de luz de posición. Un poco más abajo y casi en el canto del paso de rueda delantera también encontramos que los intermitentes utilizan diodos LED. Detrás también se emplea esta iluminación con 12 diodos LEDs formando un rectángulo para el piloto trasero y 9 para cada uno de los intermitentes.

Riya Mustang 125


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,99 s (46,9 km/h)
Aceleración 0-100 m 9,38 s (58,2 km/h)
Aceleración 0-400 m 24,30 s (82,7 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 49,11 s (87,6 km/h)
Aceleración 0-100 km/h NO LLEGA
Velocidad máxima 89,9 km/h
Consumo 2,75 l/100 km
Autonomía 182 km
Peso total lleno 111,0 kg
Reparto tren delantero 35,2%
Reparto tren trasero 64,8%

Precio con seguro
Iluminación LED
Neumáticos 14" anchos
Pata de cabra autoplegable
Hueco casco abierto
Sin reloj horario

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes



 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES del Riya Mustang 125


Rivales directos Aprilia SR Motard 125
Derbi Variant Sport 125
Keeway City Blade 125
Suzuki Address 110