Crear PDF Recomendar Imprimir

PostHeaderIcon Kymco Agility Carry 125 - Se lo carga todo

Textos: Antonio Cuadra Fotos: AC Acción: Óscar Navarro 10 Enero 2019

El reparto de pequeñas mercancías sobre dos ruedas en una ciudad se está imponiendo cada vez más, y en este sentido el scooter aventaja claramente a la furgoneta en cuanto a economía, agilidad y facilidad para aparcar. Kymco es consciente de ello y amplía su gama de modelos hacia el sector profesional con este Agility Carry que hereda la fiabilidad y robustez de los scooters urbanos de la marca con un precio asequible por debajo de los 2.000 euros.


Kymco Agility Carry 125 Las dos ruedas motorizadas siempre se han impuesto como el vehículo más ágil y económico para los desplazamientos urbanos. A nivel personal lo tenemos más que claro, pero también saca ventaja como vehículo profesional de reparto para mercancías de pequeñas dimensiones, a lo que hay que añadir su precio más económico y las ventajas para su aparcamiento en zonas urbanas. Los primeros profesionales que se dieron cuenta de sus ventajas fueron los servicios de correos y pizzerías, pero son cada vez más comercios tradicionales y online los que facilitan las ventas con el “envío a domicilio”.

Kymco Agility Carry 125

Kymco es otra marca que se anima a ofrecer sus vehículos para ese uso profesional en la cilindrada de 125 cc, beneficiándose por tanto de las ventajas de la convalidación moto-coche. Su modelo Agility Carry que traemos a Moto125.cc comparte parte de la denominación con el superventas Agility City, aunque guarda más similitudes con el modelo urbano ya descatalogado Agility a secas, por su concepto de robusto “caballo de batalla” con grandes portabultos y ruedas de 12 pulgadas.

Sin embargo, aunque tenga ciertas similitudes, lo cierto es que se trata de un desarrollo completamente nuevo donde todo se ha concebido para soportar más peso del que suele cargar un usuario habitual de un scooter urbano. De hecho, se trata de un scooter homologado como monoplaza y el espacio dedicado al pasajero lo ocupa un enorme portabultos preparado para acoger un baúl de grandes dimensiones o soportar sobre su superficie la carga directamente con la ayuda de pulpos o redes elásticas que se sujetan sobre una especie de asideros laterales. Nada que ver con los portabultos en “voladizo” que montan los scooters urbanos tradicionales y que están limitados a 5 kilos. En el caso de este Agility City el portabultos trasero soporta hasta 20 kilos y para ello se le ha dotado de un segundo amortiguador por el lado derecho que no equipa ni el Agility ni el Agility City.

Novedad en un vehículo profesional es el portabultos delantero. Este sí que va montado en voladizo sobre el escudo frontal y, por tanto, la carga está limitada a 5 kilos. La carga delantera obliga a situar el faro y los intermitentes delanteros por la parte inferior del portabultos para que no interfiera la carga con el haz de luz.

Kymco Agility Carry 125

Otro espacio de carga es la plataforma plana para apoyar los pies con una gran superficie. Para que te hagas una idea, en la parte más estrecha longitudinal de la plataforma encaja un zapato de talla 43. Al no dejar espacio para apoyar los pies del piloto, éste los deberá llevar sobre las estriberas fijas laterales. Kymco no declara límite de carga para este espacio, pero sí para el gancho portabolsas junto a la cerradura de contacto que es de 6 kg.

Como scooter urbano que es, el Agility Carry cuenta con hueco para el casco bajo el asiento. Parece grande y espacioso pero lo cierto es que, por profundidad, no da cabida a un casco integral. Con el casco en la cabeza del piloto se libera otro espacio de carga adicional limitado a 10 kilos de peso.

El concepto de vehículo sufrido para el reparto profesional queda más que patente por el uso de las piezas en plástico negro en las zonas de la carrocería más expuestas a golpes y arañazos. Este tipo de plástico no tiene el acabado brillante de las piezas de plástico en color blanco de nuestra unidad de prueba (también se ofrece en color negro). Incluso la zona del salvapiernas tampoco tiene los acabados de un scooter para el gran público: le falta una segunda cara de plástico que “tape los huecos”.


A bordo

Kymco Agility Carry 125

Kymco declara para este Agility Carry una altura de asiento de 790 mm que deberían ser suficientes para que cualquier talla de usuario pueda llegar con las dos plantas de los pies al suelo. Sin embargo el cuerpo trasero de la carrocería y el mismo asiento no se estrechan lo suficiente en su parte delantera haciendo que el piloto tenga que abrir más las piernas cuando “echa el ancla”.

Cuando se inicia la marcha y se suben los pies a la plataforma, se adopta una postura de conducción correcta aunque para resultar cómoda se debería emplear un mullido de asiento más blandito.

Kymco Agility Carry 125

El motor es el conocido motor Kymco refrigerado por aire con culata de dos válvulas empleado en el Agility City pero con los cárteres de la transmisión más cortos al emplear rueda trasera de 12 pulgadas (y con el correspondiente desarrollo adecuado en la reductora). De hecho conserva la misma tapa de la transmisión en color negro y sin pedal de arranque de modelos ya desaparecidos como el Movie XL, Vivio o Agility, y que dan crédito de su robustez mecánica. Tiene mucho tirón en las aceleraciones desde parado, y eso fundamental para iniciar la marcha con decisión cargado hasta los topes.

Y en cuanto a velocidad máxima, la aguja del velocímetro se mueve hasta unos optimistas 105 km/h que se corresponden con 91 km/h reales, suficientes para poder moverse incluso en vías de circunvalación, aunque limitando su uso en carretera abierta.

Se mueve con soltura en las calles urbanas incluso serpenteando entre coches en hora punta gracias a sus contenidos peso y distancia entre ejes, agradeciéndose también su maniobrabilidad con un radio de giro muy reducido.


Linea de tierra

Kymco Agility Carry 125

Los neumáticos empleados son unos de dibujo deportivo firmados por CST que muestran un comportamiento más que correcto en seco, aunque no podemos dar ninguna opinión sobre mojado. Nos convenció mucho la rigidez de su estructura de lonas, cuya ausencia se suele manifestar en scooters urbanos con un desequilibrado principalmente en la rueda delantera que transmite un incómodo efecto “bacheado”.

Kymco Agility Carry 125

En cuanto a suspensiones, olvídate del confort de las suspensiones de los scooters para el gran público. El concepto de vehículo de carga (capacidad de peso máxima de 116 kg incluyendo piloto, carga y accesorios) obliga a emplear suspensiones con tarado duro para que no sea fácil hacer tope. Los amortiguadores traseros cuentan con doble paso de muelle y ajuste de precarga en cinco posiciones.

Por frenos, el Agility Carry está bien concebido disponiendo de frenos de disco en ambos ejes con funcionamiento combinado; nada que ver con el tándem disco-tambor que empleaba el Agility original. Hay potencia suficiente para detener el Carry bien cargado.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

 

Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
El disco delantero mide 220 mm de diámetro y lo muerde una pinza de triple pistón similar a la que emplean el Agility City y Miler. El pistón central se combina con el freno trasero. De ahí que salgan dos latiguillos de la pinza. La plataforma plana para apoyar los pies es un argumento muy práctico en cualquier scooter urbano y que permite llevar mercancías extras sobre su amplia superficie sujetándola entre las piernas. Llama la atención que, siendo un vehículo monoplaza, cuente con estriberas para el pasajero, pero en realidad son un apoyo alternativo para el piloto cuando se dedica la superficie de la plataforma a transportar más mercancía.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
Los amortiguadores traseros están acabados en cromado con muelle de doble paso en color negro. Son dos en lugar de uno como emplean el Agility City y Agility, y el tarado es algo más duro de lo normal para evitar que se haga tope con carga. Hay pata de cabra o caballete lateral por el lado izquierdo para los aparcamientos express, pero no es de fiar ya que es de las que se pliegan solas y no disponen de interruptor cortacorrientes. El caballete central tiene un aspecto robusto tanto por la palanca de accionamiento, como por el refuerzo transversal que une las dos patas: un detalle fundamental para soportar el peso del vehículo con la carga.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
La forma de la tapa del cárter de la transmisión delata que este motor tiene su origen en el que utilizaban los modelos Movie XL, Vivio y Agility. Toda una garantía de robustez mecánica. Ha evolucionado empleando una inyección electrónica de Synerject. El aspecto del salvapiernas no es para presumir estéticamente: le falta una segunda cara de plástico que “tape los huecos”. Ese “mal acabado” forma parte de la rudeza de un vehículo de reparto profesional. Tampoco es muy estético ubicar el faro delantero en esta posición baja juntos con los intermitentes, pero responde a la necesidad de llevar carga sobre el portabultos delantero y que éste no interfiera en el haz de luz.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
A la horquilla delantera le pasa como a los amortiguadores: que tiene un tarado duro para que, a plena carga, no haga tope en sus 85 mm de recorrido a la rueda. Los neumáticos CST demostraron contar con una estructura rígida. La pieza de plástico que hay bajo la parte delantera del asiento no dispone de ningún tornillo que facilite su desmontaje para acceder a la bujía o a la tapa de balancines del motor. El asiento tiene una forma muy ancha en su parte delantera que obliga a separar mucho las piernas a la hora de poner los pies en el suelo, poniéndoselo difícil a los menos altos. Tampoco es para presumir de comodidad su mullido.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
El “caracolillo” por la parte derecha del scooter nos dice que cuenta con una refrigeración sencilla por aire forzado. A su izquierda asoma la varilla para controlar el nivel de aceite motor. El silenciador de escape es estrecho y largo y bien recogido. No obstante para protegerse de quemaduras cuenta con un protector plástico que lo cubre en toda su longitud. A diferencia del Agility original, el Carry cuenta con un disco de freno trasero de 200 mm de diámetro, mucho más potente que el tambor de 130 mm y adecuado para detener la inercia que se genera al rodar a plena carga.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
Lo muerde una pinza trasera de doble pistón, mejor que las monopistón empleadas habitualmente en los discos traseros. El latiguillo, como el delantero, es de trenzado metálico con un recubrimiento plástico. Justo entre el portabultos trasero y el asiento se encuentra el tapón de acceso al depósito de gasolina. El tapón cuenta con cerradura unificada con la de contacto y el depósito da cabida a 6,5 litros. El portabultos trasero se apoya en el lugar donde iría un pasajero y eso permite ofrecer más carga de peso. La superficie está preparada para fijar un baúl de grandes dimensiones o fijar directamente la carga con pulpos o redes elásticas.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
El grupo óptico trasero es idéntico al del Agility con un sencillo piloto trasero y los intermitentes fijados elásticamente al vehículo. No hay concesiones al alumbrado LED: todo es por bombillas incandescentes de toda la vida. La cerradura de contacto es de lo más sencilla: contacto y bloqueo de la dirección. No está centralizada la apertura del asiento, ya que éste cuenta con su propia cerradura por el lado izquierdo. A la izquierda se encuentra el gancho portabolsas. Simplicidad absoluta en los espejos retrovisores del Agility Carry: mástil por simple varilla con espejos redondos y articulaciones protegida tanto en la parte superior como en su unión con el soporte de las piñas de conmutadores. Se ve bien.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
La piña de conmutadores izquierda es una vieja conocida utilizada en otros scooters de Kymco e incluso de otras marcas. Nada que objetar: buen tacto y en el sitio adecuado para manejarlo con el pulgar sin levantar la mano del puño. Contrasta la gran cantidad de mandos de la piña izquierda con la piña derecha: tan sólo el botón de arranque. En los extremos del manillar se emplean unos discretos contrapesos. El hueco bajo el asiento parece ser muy grande pero en su interior no cabe un casco integral por altura. Tampoco se ha previsto incluir en el fondo una tapa para acceder al cuerpo de mariposa e inyector.
Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125 Kymco Agility Carry 125
Una opción para asegurar un casco es utilizar los “pinchos” junto a la bisagra para colgar el casco por fuera a través de la hebilla y cerrar el asiento. No es una solución muy segura. La dotación de herramientas va rodando por el interior del hueco del casco sin alojamiento fijo. Incluyo lo mínimo imprescindible para operaciones sencillas y, como máximo, un cambio de bujía. El cuadro de instrumentos (mismo del Agility) recorta el fondo de escala del velocímetro de 140 a 120 km/h, añade un LED rojo (única concesión a estas modernidades) que hace de testigo de avería en la inyección y prescinde del reloj horario.


El detallazo

Kymco Agility Carry 125

Una de las opciones de carga que aporta el Agility Carry es el portabultos delantero, un elemento poco habitual en los scooters profesionales para el reparto. Debido a que se encuentra en voladizo, la carga máxima permitida es de tan sólo 5 kilos, con el único límite de dimensiones de permitir la visión al conductor, ya que tanto el faro como los intermitentes se encuentran sujetos a la parte inferior del portabultos. Además, en este lugar el piloto puede estar más pendiente de la carga.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,38 s (48,8 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,67 s (59,7 km/h)
Aceleración 0-400 m 23,29 s (82,7 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 47,78 s (89,8 km/h)
Aceleración 0-100 km/h NO LLEGA
Velocidad máxima 91,0 km/h
Consumo 3,52 l/100 km
Autonomía 185 km
Peso total lleno 122,9 kg
Reparto tren delantero 38,3%
Reparto tren trasero 61,7%

Precio
Capacidad de carga
Robustez
Equipamiento
Parte delantera del asiento ancha
Baja autonomía

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes



 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES del Kymco Agility Carry 125


Rivales directos Peugeot Tweet Evo Pro 125 Sym X-Pro 125