• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – AC
  • Autor acción – Carlos de la Cuadra
  • Fecha – 29/11/2015

El nuevo Dart es un scooter 100% urbano pensado para darle trato sin descanso los 365 días del año. Todo en él ha sido diseñado para ese fin de ser un sufridor caballo de batalla en los desplazamientos del día a día que se hacen sobre todo en hora punta: desde su plataforma plana para apoyar los pies hasta el enérgico y fiable motor del Besbi, pasando por el «lujo necesario» de frenos de disco en ambas ruedas y todo ello acompañado de un diseño innovador y un precio de adquisición de lo más asequible: 1.549 €.


Daelim Dart 125 Daelim vuelve a la esencia fundamental de lo que es un scooter: la mejor herramienta sobre dos ruedas para afrontar los desplazamientos urbanos. En el Dart sobran los adornos y prima la funcionalidad para ser utilizado a diario como una herramienta para ir de casa al trabajo (y su correspondiente vuelta) y algún que otro recado para no tener que sacar el coche. Para empezar, ahí tienes su plataforma plana imprescindible en cualquier scooter urbano que permite subirse y bajarse cómodamente de él sin tener que pasar un pie por encima de un travesaño central, por no hablar de sus otras ventajas: más libertad para los pies protegiéndolos en el centro los días de frío y lluvia, la posibilidad de llevar bultos de gran tamaño y, para el sexo femenino, poder llevar falda. A todas estas ventajas añade que toda la superficie está cubierta por una alfombrilla de goma: funcional pero no espartano.

Daelim Dart 125

A esa capacidad de carga antes mencionada añade también el sólido portabultos con amplia superficie de apoyo para montar un Top Case sin necesidad de soportes específicos, o simplemente utilizarlo con red elástica sujetando los ganchos en los cuatro tetones que hay bajo la base. Y, por supuesto, el hueco para el casco bajo el asiento, con capacidad justita para un casco integral (algunos no podrán entrar a no ser que fuerces el asiento) y apertura centralizada desde la cerradura de contacto que incluye el obturador del bombín (otra prueba más de que no es espartano). Eso sí, el salvapiernas queda algo triste sin una guantera central, o por lo menos, una abierta; en su lugar tan sólo un gancho para colgar bolsas y bolsos.

En cuanto a ruedas, se emplea una combinación de 12 pulgadas en el tren delantero con otra de 10 en el eje posterior; la rueda pequeña de atrás imprime esa manejabilidad necesaria para moverse con alegría por las grandes urbes, además de conseguir una bajísima altura de asiento de tan sólo 725 mm. Las dos ruedas montan freno de disco (lo que te digo: para nada espartano) en lugar de recurrir a un habitual tándem disco-tambor que obliga a estar atento con el tensado del freno posterior para mantenerlo en su punto.

Añade también el caballete lateral complementando al central de los que no se recogen solos (con cortacorrientes) y estriberas desplegables para que nuestro acompañante apoye relajadamente sus pies.

Daelim Dart 125

Y para impulsar todo esto, un sencillo motor refrigerado por aire forzado con carburador tradicional y pedal de arranque. Para más señas es el de la Besbi, que ya ha conseguido una merecida fama de robusto y fiable.

Su aspecto exterior es de lo más original con un faro de sección cuadrada en la parte inferior del escudo frontal (con bombilla halógena) flanqueado por los intermitentes, y piloto posterior desdoblado en dos imitando salida de escapes con una margarita de LEDs en cada uno de ellos, y el detalle del cosido del asiento con doble hilo en colores blanco y rojo. En cuanto a la instrumentación se agrupa lo mínimo imprescindible: velocímetro con cuentakilómetros mecánico, nivel de gasolina y tres testigos. El conjunto se ve bien sobre la marcha, aunque se echa en falta un reloj horario, o por lo menos dejar el hueco para montarlo posteriormente como accesorio.


A bordo

Daelim Dart 125

Como ya te hemos adelantado, sorprende en este Dart lo bajito que es. Su asiento permite que, hasta las tallas más bajas lleguen perfectamente al suelo con las dos plantas de los pies, e incluso flexionando ligeramente las piernas, detalle imprescindible también para los novatos que buscan un mejor control apoyando ambos pies en el suelo para iniciar la marcha o callejear a baja velocidad. Lo malo es que cuando subes los pies a la plataforma la notas que está más alta de lo normal y eso te obliga a encoger ligeramente las piernas sin que llegue a ser demasiado molesto, aunque también te permite estirar las piernas apoyando los pies en las prolongaciones delanteras inclinadas. En esa posición de conducción, el manillar se sitúa rn altura más cerca del pecho que de la cadera, disponiendo de una gran habitabilidad ya que ni los más altos llegarán a golpearse las rodillas contra el salvapiernas. A ese tacto amigable para el novato, hay que añadir un contenido peso de 108,9 kilos con el depósito lleno.

Daelim Dart 125

El motor del Besbi es un cohete saliendo de los semáforos. Pura energía. Comparando los registros de la telemetría, el Dart iguala las ya de por sí brillantes aceleraciones del modelo retro, pero es que además le saca 6 km/h más en velocidad máxima consiguiendo en llano los 94,2 km/h reales que se corresponden con 105 de velocímetro. Puedes pensar que te permitirá alguna escapadita de cercanías por carretera abierta, pero lo cierto es que el Dart no se encuentra muy a gusto con la aguja bailando alrededor de la marca de 100 en el velocímetro, es más va excesivamente revolucionado y su consumo se dispara. Está claro que lo suyo es la ciudad y, como mucho te aceptará rodar por vías de circunvalación a un crucero de 80-85 km/h de velocímetro.

Con el acelerador a tope, el tren delantero resulta demasiado ligero (deberás sentarte en el extremo delantero del asiento para cargar más peso en la dirección) aunque por carretera se compense con la mejor estabilidad de la rueda de 12 pulgadas.


Línea de tierra

Daelim Dart 125

También como te hemos comentado, tres hurras a Daelim por no dejarse llevar por la tentación de montar un tambor trasero como encontramos en otros scooters urbanos incluso con precios más elevados. No solo es cuestión de tener que estar pendiente de él tensándolo cada dos por tres para que frene bien, sino que además el disco trasero aporta mucha más potencia de frenado. La marca no declara diámetros de los discos, se les ve que no son demasiados voluminosos (unos 200 mm y algo menos detrás) pero sí suficientes en cuanto al peso y prestaciones del scooter, y muy fáciles de dosificar. El disco posterior ha obligado a montar una estructura semibasculante por el lado derecho para soportar la pinza de simple pistón y, de paso, a emplear un segundo amortiguador.

Daelim Dart 125

En lo que respecta a los neumáticos, en Daelim por fin se han dado cuenta que la industria auxiliar de Corea del Sur tiene mucho que evolucionar en este sentido, y por primera vez nos encontramos con unas gomas de Kenda, de lo mejorcito que se puede encontrar en Oriente. Para empezar no tienden a desequilibrarse en la rueda delantera (produciendo ese molesto bacheado) y hasta cumplen en agarre cuando el firme está mojado. Lo malo del neumático trasero de 10 pulgadas es que es más sensible a las trampas urbanas como zanjas o baches mal acabados, transmitiéndolas de inmediato a tus posaderas.

Pasando a las suspensiones, tanto la horquilla como los amortiguadores son susceptibles de mejora con un tarado un poco más duro y una recuperación en extensión más suave, además de dotar a los elementos posteriores con ajuste de precarga.


En compañía

Daelim Dart 125

Aunque se trata de un scooter de dimensiones compactas, el asiento del Dart es lo suficientemente largo para acoger dos plazas sin apreturas, delimitando con un escalón los espacios para conductor y pasajero. Nuestro acompañante se va a encontrar muy bien cuidado, primero por lo fácil que es acomodarse dada la baja altura del asiento, segundo por disponer de estriberas desplegables en una posición adecuada, y tercero por contar con asideras laterales incorporadas en los extremos delanteros del portabultos. Además, el enérgico motor tampoco se resiente en las aceleraciones iniciales por el peso extra. Lo malo es que la suspensión trasera sí que cede por los kilos de más y te encuentras que, a la mínima inclinación, la pata de cabra recogida tiende a rozar con el suelo.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
Ventajas de seguir contando con alimentación por carburador tradicional. El motor del Dart cuenta con pedal de arranque para no quedarse tirado el día que a la batería le de por no funcionar. Como debe ser en un «caballo de batalla». Los aparcamientos en el Dart son para todos los gustos. El caballete central aporta máxima estabilidad sobre todo a la hora de hacer el mantenimiento. Y el lateral ofrece un apoyo para las paradas rápidas sin que se recoja por sorpresa. El motor es el mismo que el del Besbi. Es curioso: se declara menos potencia pero con los datos de telemetría en la mano acelera igual de bien y cuenta con una velocidad máxima superior en 6 km/h.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
Detalle de scooter Premium pero en un humilde ciudadano de poco más de 1.500 €: las estriberas para el pasajero. Son extensibles para un mejor confort de nuestro acompañante y se recogen cuando no esté para ganar unos centímetros. El tren delantero cuenta con una horquilla de eje avanzado con llanta de 12 pulgadas para conseguir una mayor estabilidad. El freno es de disco. No se declara diámetro y parece pequeño pero aporta potencia suficiente. El asiento del pasajero se encuentra bien delimitado del que utiliza el conductor por un escalón. La superficie es amplia tanto en longitud como en anchura ofreciendo un mullido bastante cómodo.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
El faro es de sección casi cuadrada y se posiciona en la parte inferior del escudo frontal. En su interior se encuentra una potente bombilla halógena del tipo H4. Por encima de él y ambos lados se encuentran los intermitentes. Con el faro en el escudo, el manillar queda completamente «ciego». La cubierta que cubre la parte central incluye el nuevo logo de la marca y el cuadro de instrumentos, dejando a los lados parte del tubo del manillar a la vista. Un detalle que no habíamos visto hasta ahora es utilizar hilo de doble color para el cosido de la tapicería: blanco por dentro y rojo por fuera.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
Los espejos retrovisores son sencillos aunque se echa en falta un guardapolvo de goma que cubra sus dos articulaciones. El anverso del retrovisor combina dos diferentes plásticos negros: uno satinado en el centro y otro mate más sufrido por el exterior. Por primera vez en un scooter Daelim encontramos un neumático no fabricado en Corea del Sur. Se trata de un Kenda de dibujo deportivo con el que se acaban los habituales desequilibrados por falta de rigidez. Y no va mal en mojado. El caracolillo del motor por el lado derecho delata la refrigeración por aire forzado. Con ello no se consiguen prestaciones pero si simplicidad mecánica que al final repercute en un precio asequible y fiabilidad.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
El silenciador emite un ruido muy discreto y queda muy recogido. Se une al tubo colector a través de una unión con tres tornillos para facilitar el acceso a la rueda y pinza de freno trasero. Los amortiguadores traseros son dos con muelle de paso variable y sin ningún tipo de ajuste de precarga de muelle. Su tarado es tirando a blando sobre todo cuando se lleva a un pasajero. Por el lado derecho encontramos un tapón de goma en el cuerpo de la carrocería. Se ve que al principio se quería ahorrar con una cerradura extra para abrir el asiento, pero al final se centralizó en el contacto.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
El hueco del casco bajo el asiento permite introducir uno integral aunque dependiendo de talla y modelo. En el fondo encontramos dos tapas para acceder a los ajustes del carburador.
El portabultos es completamente plano y con una superficie de apoyo amplia. Si te decides a añadir un Top Case, no te hará falta recurrir a soportes específicos. Y si vas a apoyar directamente algún bulto, cuenta con tetones para pulpos en su parte inferior. Tampoco se ha escatimado en la cerradura de contacto. Por una parte se permite la apertura del asiento, y por otra, cuenta con obturador de bombín antimanipulaciones gracias al vaso hexagonal que incorpora el mango de la llave.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
No hay guantera central, ni siquiera una guantera abierta más sencilla para llevar a mano pequeños objetos. Pero sí un gancho para colgar bolsas y bolsos en el centro del salvapiernas.
El disco trasero es otro de los mucho pluses que aporta el económico Dart. No se declara diámetro pero debe ser inferior a los 200 mm con pinza de simple pistón. Para ello se ha tenido que añadir un semibasculante derecho. El doble piloto trasero de sección circular, imita una salida de doble escape. En su interior se cuenta con iluminación LED formando los diodos unas margaritas con doble intensidad lumínica.
Daelim Dart 125 Daelim Dart 125 Daelim Dart 125
Otro detalle Premium reservado a scooters mucho más caros es el interruptor de «Warning» o intermitentes de emergencia. Ocupa el lugar habitual del interruptor de luces que en el Dart van encendidas fijas.
La piña izquierda cuenta con los interruptores habituales: conmutadores de intermitentes y de cortas-largas y botón de claxon. No hay gatillo de ráfagas ni contrapesos en los extremos del manillar. El cuadro de instrumentos tiene un diseño limpio y, por ello, resulta muy fácil de consultar de reojo sobre la marcha. Sin embargo, su información es mínima. Se echa en falta un reloj horario para moverse por ciudad.

 

 El detallazo

Daelim Dart 125

La plataforma plana para apoyar los pies es un elemento imprescindible para cualquier scooter urbano que se precie de ello. La del Dart ofrece una amplia superficie, aportando como detalle diferenciador el uso de una alfombrilla de goma antideslizante con prolongaciones hacia delante para apoyar los pies estirando las piernas a lo «custom». Debajo de la alfombrilla, el Dart esconde la trampilla de acceso a la batería y fusibles, y justo debajo de la parte delantera del asiento, otra que da acceso a la bujía.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,25 s (50,9 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,40 s (62,7 km/h)
Aceleración 0-400 m 22,27 s (87,1 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 46,18 s (91,1 km/h)
Aceleración 0-100 km/h NO LLEGA
Velocidad máxima 94,2 km/h
Consumo 3,90 l/100 km
Autonomía 151 km
Peso total lleno 108,9 kg
Reparto tren delantero 33,5%
Reparto tren trasero 66,5%

Precio/Equipamiento
Aceleración
Frenos
Altura asiento-plataforma
Suspensiones blandas
Sin reloj horario

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES del Daelim Dart 125

Rivales directos Kymco Agility 125
Peugeot Vivacity 125
PGO Ligero 125
Piaggio Fly 125 3v
SYM Jet 4 125
Yamaha Cygnus 125

Related Article