• Autor del texto – Moto125.cc
  • Fecha – 26/01/2016

Obviamente, lo primero que sorprende de la nueva Keeway RK es su precio, 1.299 €, pero es que, además, cuenta con un diseño atractivo en la línea de sus hermanas la RKS y RKV, y, para colmo, su nivel de equipamiento es espectacular. La RK cumple a la perfección la regla de las tres «B».


Keeway RK 125

Si en nuestras fichas técnicas buscas modelos de 125 cc a estrenar con un precio de hasta 1.300 €, te encontrará tan solo con 4 scooters y 3 motos. Y entre ellos se encuentra la Keeway RK que es objeto de esta presentación. Ni que decir tiene que resulta sorprendente encontrarse con una auténtica novedad 2016 a un precio más que asequible. Pero aún hay más que destacar en esta nueva moto «low cost».

Con ella, Keeway resucita el concepto de su Speed 125, una moto urbana sencilla y económica. Pero a diferencia de ella, la nueva RK abandona las formas simples con depósitos redondeados y faro circular de toda la vida, por un diseño más actual y deportivo con trazos rectos y musculosos, muy en la línea de sus hermanas las RKS y RKV. El faro también deja de ser circular adoptando la forma de corazón que se llevan ahora en las nakeds deportivas, con el detalle añadido de superponer encima en una minióptica independiente la luz de posición y sin recortes en seguridad al emplear una bombilla halógena H4.

Keeway RK 125

También contrasta con el reducido precio el nivel de equipamiento de la RK: depósito de 15 litros con tapón con cerradura, freno de disco delantero de 260 mm, caballetes central y lateral, intermitentes de emergencia («warning«), manillar con contrapesos y un cuadro de instrumentos de lo más completo: velocímetro con totalizador y parcial de kilómetros mecánico, una barra LED que indica el nivel de gasolina, reloj cuentavuletas y testigos varios.

Respecto al motor, se trata de un tipo «CG» que ya conocimos en la Speed (irrompible), esto es, base mecánica Honda con distribución OHV por varillas y culata de dos válvulas. Una mecánica de lo más sencilla, previsiblemente más tranquila que la «GS» de las RKS/RKV con cadena de distribución, con menos mantenimiento (al no haber cadena), y consumo contenido. En principio tiene muchos puntos en común con el propulsor que equipa la Superlight, pero sin el eje de equilibrado antivibraciones que se encuentra delante del cárter en el modelo custom. La alimentación se confía a un carburador tradicional con mando de estárter junto a la piña izquierda por lo que sigue empleando el pedal de puesta en marcha además del motor de arranque eléctrico.

Keeway RK 125

Insistimos, desde ya en todos los concesionarios Keeway al precio de 1.299 € (IVA y transporte incluidos) y disponible en tres colores blanco, azul y negro.

Keeway RK 125 Keeway RK 125
Los amortiguadores cuentan con muelle de paso variable (se endurecen según se comprime la suspensión) y precarga ajustable. El motor es un tipo CG, el mismo de la Speed con fama de irrompible. Cuenta con distribución por varillas y dos válvulas. Muy parecido al de la Superlight pero sin eje de equilibrado.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
El diseño también está presente en las asideras traseras y en el conjunto de la óptica trasera con una tulipa que difumina la luz en puntos simulando efecto LED. Las luces van siempre encendidas, por eso no hay interruptor de luces, pero sí un cortacorrientes y un «warning«, además del botón de arranque.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
Otro detalle más propio de motos «premium» son los contrapesos en los extremos del manillar que le dan un tacto más preciso a la dirección. En la piña izquierda encontramos los mandos habituales con diseño moderno y buen tacto. No falta el gatillo de ráfagas que asoma por delante y el mando del estárter manual.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
Las llantas de cinco palos dobles son las mismas que equipaba la Speed calzada con neumáticos de 18 pulgadas. No falta el freno de disco de 260 mm con pinza de simple pistón. Las estriberas del pasajero son también para comentar. Se fijan por dos tornillos allen al bastidor, con una superficie antiresbaladiza y unos topes para que no se cuele el pie a la rueda.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
Doble dotación de caballetes: central y lateral. De todas formas el lateral no es muy de fiar porque es de los que se recogen solos. La palanca de cambio dispone de talonera para manejarla con la punta del pie (reducciones) o con el tacto (aumentos de marcha). La estribera no cuenta con articulación.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
No es para presumir pero se le puede perdonar perfectamente a la RK que monte un freno de tambor, dado su bajo peso y precio. Siguiendo las tendencias actuales, el faro tiene forma de corazón envuelto en una moldura plástica. Cuenta con bombilla halógena H4 y, por encima, una pequeña óptica para la posición.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
Las molduras debajo de la parte delantera del asiento simulan que existe un falso radiador de agua. Contribuyen a darle ese toque deportivo a esta naked urbana. El cuadro de instrumentos lo tiene todo: un reloj velocímetro con totalizador y parcial de kilómetros mecánico, nivel de gasolina por barra LED y cuentavueltas analógico.
Keeway RK 125 Keeway RK 125
Ahí está el pedal de puesta en marcha para cuando falle la batería. Es una de las ventajas de seguir contando con alimentación por carburador tradicional. La cerradura de contacto se limita a eso, a la única función del contacto. No incorpora bloqueo de la dirección. Para ello hay que usar una segunda cerradura en la tija inferior.

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO de la Keeway RK 125

Related Article