• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – AC
  • Autor acción – Carlos de la Cuadra
  • Fecha – 06/03/2016

Las buenas fragancias se ofrecen en frasco pequeño y el nuevo Aroma de Daelim lo hace en un tamaño compacto, con asiento de baja altura para llegar bien al suelo, mucha habitabilidad para los usuarios más altos, y un diseño retro más acertado que el de su predecesor Besbi. Pero al contrario que los perfumes caros, este Aroma se ofrece a un precio de lo más asequible: 1.599 €.


Daelim Aroma 125 Un scooter retro no deja de ser un scooter muy adecuado para moverse en ciudad por manejabilidad, peso y dimensiones, aunque decorado como se estilaban los modelos de los sesenta. En nuestro mercado puedes encontrar de todo: desde las Vespa que marcan el precio más elevado con diferencia, hasta modelos como el que nos ocupa en esta ocasión, el Daelim Aroma 125, que dan mucho por poco.

Daelim Aroma 125

Este Aroma viene a sustituir al popularísimo Besbi, porque aunque la estética evoque a épocas pasadas, lo cierto es que le tocaba renovar y aunque Daelim aproveche muchos de sus componentes mecánicos para el Aroma, se estrena un nuevo estilo de carrocería «vintage» con formas musculosas inspiradas en las de los grandes automóviles norteamericanos de los ’60, pero también se aprovecha para introducir mejoras como es el caso de la horquilla telescópica delantera con rueda de 12 pulgadas (antes suspensión por bieletas y con rueda de 10 pulgadas) que influyen muy positivamente en la estabilidad y precisión de la dirección.

Ese nuevo estilo estético estrena una combinación bicolor en blanco-negro, o el blanco-rojo que os mostramos en esta prueba y que aporta mayor dinamismo y originalidad con cierto toque Chic para moverse con estilo. El estilo bicolor también se hace extensible al asiento empleando un tapizado marrón (imitando al cuero) para los laterales y otro en tono negro para la parte superior con un efecto guateado en relieve que le da propiedades antideslizantes; el tapizado cuentan con doble costura en hilo blanco. También hay presentes muchos detalles cromados repartidos por todos los lados; como en el Besbi se emplea una especie de calandra de estilo automovilístico en el escudo frontal, pero también están presentes los brillos en los cerquillos del faro, intermitentes delanteros, piloto trasero y tablero de instrumentos, así como en los soportes de los intermitentes traseros, retrovisores, varilla-asidera del asiento del pasajero y molduras delantera (en el extremo delantero del guardabarros) y trasera imitando parachoques.

Se agradece en el nuevo Aroma el haber montado una guantera (antes no la tenía el Besbi) aunque sea del tipo abierta sin protección, cerradura centralizada del asiento con el contacto y conservar la plataforma plana para apoyar los pies aunque sin ubicar debajo de ella el depósito de combustible.

Daelim Aroma 125

La mecánica es básicamente la misma que la del Besbi, con pequeños cambios, lo que le acredita al Aroma una gran fiabilidad de partida. Es la misma que también emplea el ciudadano Dart con la única modificación de seguir empleando para el Aroma un freno trasero de tambor, y un desarrollo más corto.


A bordo

Daelim Aroma 125

Como ya te hemos adelantado, el Aroma ofrece una altura de asiento muy contenida haciendo de este modo un guiño al público femenino. Acomodado sobre el asiento y con talla estándar de metro setenta, las dos plantas de los pies apoyan perfectamente en el suelo e incluso las piernas las llevas algo flexionadas. Por bajo que seas no tendrás problemas.

Subiendo los pies a la plataforma se aprecia que ésta se encuentra a poca altura respecto de la base del asiento lo que obliga a llevar las rodillas algo dobladas, aunque no tanto como en el Besbi que forzaba más las piernas por la ubicación del depósito debajo de los pies. El manillar queda algo más alto que en otros scooters dando una sensación de mayor protección del escudo frontal. Gira mucho y eso nos permitirá una excelente maniobrabilidad.

Daelim Aroma 125

El motor es una máquina de acelerar a la salida de los semáforos, con unos registros aún mejores y enérgicos que las de scooters de mayor potencia e, incluso, que su hermano el Dart con el que comparte la mecánica, lo que demuestra que monta un desarrollo corto. Pero como no lo puedes tener todo en un scooter, si el Aroma presume de acelerar como un cohete, es a costa de sacrificar velocidad máxima que es de tan solo poco menos de 87 km/h reales, aunque su velocímetro mienta como un cosaco con la aguja flirteando los 100 km/h. Obviamente, el Aroma tiene alma urbana 100% y si lo sacas de este medio, aún en vías de circunvalación, será circulando sin prisas a unos 80 km/h reales o poco más de 90 de velocímetro.


Línea de tierra

Daelim Aroma 125

Lo valoramos antes con ocasión de la prueba del Dart, y es que, por fin Daelim deja de utilizar los neumáticos domésticos de Corea del Sur que tantas críticas han recibido por nuestra parte, sobre todo por lo poco rígidos que son perdiendo su equilibrado con facilidad. En el Aroma nos encontramos con neumáticos Kenda, que es lo más parecido a un neumático occidental en fabricación asiática. De hecho son el mismo modelo y en la misma medida que los del Dart.

El delantero de 12 pulgadas proporciona la estabilidad que adolecía el Besbi y le quita ese carácter tan nervioso típico de emplear una rueda de 10 pulgadas en el tren delantero. Esa medida de neumático pequeño queda relegada al tren posterior posiblemente por el hecho de que los cárteres de este propulsor no permiten adoptar diámetros más grandes. No resulta tan crítico de nerviosismo como en el tren delantero y además es uno de los responsables de que el asiento del Aroma no sea tan alto y de la excelente manejabilidad y agilidad que muestra en territorio urbano, aunque el diámetro pequeño le hace más sensible a los baches.

Daelim Aroma 125

Por frenos, dada la velocidad que desarrolla y el bajo peso del vehículo, el Compact Disc que monta en la rueda delantera (diámetro no declarado aunque no creemos que supere los 200 mm) y el tambor de 110 mm detrás son más que suficientes para detener al Aroma de inmediato. Eso sí, procura llevar bien tensado el freno trasero.

Y por suspensiones también volvemos a encontrarnos con los mismos componentes del Dart. Los dos ofrecen un tarado blando y cómodo, con unos amortiguadores que se recuperan de forma brusca y que no cuentan con regulación de precarga.


En compañía

Daelim Aroma 125

Para ser un «frasco pequeño», el asiento del Aroma acoge con suficiente holgura dos plazas, pero ni por motivos «de peso» el enérgico motor se resiente en las salidas de los semáforos. Eso sí, la amortiguación trasera cede algo con el peso y eso hace que el ángulo de lanzamiento de la dirección aumente restándole un poco de esa buena manejabilidad que demostraba rodando en solitario. Al ser bajito, no habrá ningún problema en acomodarse en el asiento trasero, ni siquiera si añadimos un baúl trasero, disponiendo nuestro acompañante de una varilla que hace de asidera en el perímetro de su asiento, y apoyando los pies en estriberas fijas con poca superficie.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
Debajo del asiento cabe un casco pero muy justo. Un abierto seguro y puede que un integral dependiendo del modelo y talla. La rueda trasera de 10 pulgadas no se come mucho espacio y se podría haber aprovechado mejor la capacidad. Los neumáticos Kenda son los mismos que los del Dart, incluso también el freno de disco, la pinza y la horquilla de eje avanzado. Pero no se aprovecha la llanta que cuenta con muchos palos imitando una llanta de radios. El motor es el del Besbi con pequeñas modificaciones y acabado en un negro brillo con las letras de la marca en blanco y en relieve. En el Aroma el freno trasero es de tambor con la palanca por arriba. La llanta de 10 pulgadas también simula ser de radios.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
Daelim tiene por costumbre equipar a sus scooters con doble caballete: central y lateral o pata de cabra. Esta última es de las buenas, de las que no se recogen solas y cuenta con un interruptor que corta el encendido cuando está extendida. Ventajas de seguir manteniendo la alimentación tradicional del motor por medio de un clásico carburador. El Aroma cuenta con pedal de arranque por palanca articulada como alternativa al motor eléctrico para cuando falle la batería. Una simple varilla cromada que rodea el asiento del pasajero hace de asidera para agarrarse. Da menos sensación de pesadez que una parrilla portabultos con asideras laterales pero lo pone difícil a la hora de añadir un baúl trasero.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
Lo de la calandra cromada en el escudo frontal es un detalle retro que hereda el Aroma del antiguo Besbi. No es nada típico de los scooters de los ’60 pero sí de los automóviles de aquella época, sobre todo de los de procedencia norteamericana. El manillar acoge el faro con bombilla halógena junto con los intermitentes. Todos ellos con sus correspondientes cerquillos cromados. Las formas de los bultos que encierran a los intermitentes aportan esa «musculatura» de gran coche americano. Imposible mancharse por posibles salpìcaduras de la rueda delantera ya que el guardabarros correspondiente la cubra casi por completo. Fíjate en la moldura cromada de su parte delantera que imita los paragolpes de los coches.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
El asiento es uno de los detalles del Aroma mejor terminados ya que combina con buen gusto un tapizado marrón imitando al cuero, con uno negro con relieve «guateado» para conseguir una superficie antideslizante. Como buen scooter urbano que es, el Aroma cuenta con una plataforma plana de amplia superficie para apoyar los pies. Está acabada en un plástico más sufrido para soportar mejor los arañazos de su uso. El espacio del salvapiernas se aprovecha con una guantera abierta. Una solución más sencilla y práctica que las guanteras cerradas ya que permite llevar encima carpetas DIN A4. Pero no te olvides nada en su interior.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
Las estriberas del pasajero son fijas y forman una extensión hacia atrás de la plataforma plana. Mejor hubieran sido unas desplegables como las del Dart. Resultan ligeramente estrechas para apoyar los pies. El «caracolillo» de entrada de aire con el ventilador detrás es una característica que delata que se trata de un motor con refrigeración por aire forzado. El colector o tubo de escape está bien protegido de las quemaduras por esta protección cromada. El silenciador de escape es pequeño y muy discreto en sonoridad. El mismo del Dart con el que comparte también el protector de calor en chapa cromada. Detrás de él se puede ver el semibasculante derecho en el que apoya el segundo amortiguador.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
Como el guardabarros delantero, el resto de la carrocería del Aroma es muy envolvente protegiendo de suciedad al conductor. Esto es lo que deja asomar a unos de los amortiguadores posteriores que, como se aprecia, carece de ajuste de precarga. Las luces del Aroma van siempre encendidas ya que no cuenta con interruptor de luces, pero sí de interruptor de «warning» o de intermitentes de emergencia. No hay contrapesos en el manillar aunque lo parezca la moldura cromada en los extremos de los puños. La piña izquierda reúne los mandos habituales (excepto el de ráfagas). Todos ellos ofrecen un buen tacto y se encuentran en el lugar adecuado para accionarlos sin levantar la palma de la empuñadura.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
El cuadro de instrumentos también cuenta con su correspondiente grueso cerquillo cromado. Su diseño es clásico e incluyo lo mínimo imprescindible. El nivel de gasolina es pequeño y esto un poco escondido bajo el totalizador de kilómetros. El culto a los detalles se deja sentir también en los espejos retrovisores, completamente cromados por su anverso con la originalidad de combinarlos con una moldura central en plástico de color negro. En el Besbi, el depósito se encontraba debajo de la plataforma plana. Ahora se encuentra debajo del asiento y justo detrás del hueco del casco. Cuenta con 5,9 litros de capacidad y tapón con cierre por bayoneta.
Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125 Daelim Aroma 125
El fondo del hueco para el casco incluye dos trampillas con los que se accede a la regulación del carburador y sustitución del cable del acelerador. La capacidad del hueco es algo justa para un integral. La dotación de herramientas es bastante completa para resolver cualquier avería sencilla que se produzca: tres llaves fijas (con dos medidas cada una), destornillador plao-estrella, llave allen y llave de bujías. En el centro de la plataforma plana encontramos una tapa sujeta por cuatro tornillos de estrella que da acceso a la batería, además de a la unidad CDI del encendido y al único fusible que protege la instalación eléctrica.

 El detallazo

Daelim Aroma 125

Siempre valoramos el uso de diodos LED para la iluminación por muchas razones: son prácticamente infundibles (sobre todo si se montan en una matriz ya que si se funde uno, los otros siguen funcionando), consumen poca corriente eléctrica (permiten montar baterías más pequeñas y se le hace trabajar menos al alternador) y aportan un «look» más actual. Precisamente este último motivo es el que valoramos en el Aroma ya que la filosofía retro del scooter contrasta con el hecho de contar con las últimas tendencias en iluminación.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,01 s (51,6 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,12 s (63,0 km/h)
Aceleración 0-400 m 22,19 s (84,3 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 47,46 s (84,4 km/h)
Aceleración 0-100 km/h NO LLEGA
Velocidad máxima 86,8 km/h
Consumo 4,01 l/100 km
Autonomía 147 km
Peso total lleno 110,7 kg
Reparto tren delantero 36,0%
Reparto tren trasero 64,0%

Precio
Agilidad urbana
Aceleración
Velocidad máxima
Tablero mínimo
Freno trasero de tambor

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES del Daelim Aroma 125

Rivales directos Goes G125 RT
Keeway Zahara 125
Kymco Like 125
Lambretta LN 125
LML Star 4 Automatica 125
Peugeot Django Heritage 125
Scomadi TL 125
Sym Alló 125
Sym Fiddle III 125
Vespa Primavera 125 3v
Yamaha Délight 115

Related Article