• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – Antonio Cuadra
  • Autor acción – Carlos de la Cuadra
  • Fecha – 17/03/2011

Si hay un detalle por el que destaque el SYM GTS es por ofrecer una comodidad difícilmente superable por otro scooter de 125 cc, tanto de asiento como de suspensiones. Con la versión Evo que analizamos, incluso se mejora con el añadido de un respaldo para el pasajero. Sin embargo, la perfección del añadido Evo va más lejos, con una nueva estética frontal más acertada y multitud de pequeñas mejoras.


La taiwanesa SYM ha sido la marca revelación del pasado 2010, consiguiendo un crecimiento espectacular en unos momentos difíciles. No hay una única razón que justifique este éxito, sino varios factores que se unen a la vez: la superación de la marca, un reconocimiento a la calidad por parte del público, precios atractivos y el buen hacer de su importador, Motos Bordoy, tanto en la distribución como en el servicio postventa. Y por lo que podéis ver en nuestro avance novedades 2011 , la temporada que estrenamos puede ir todavía a más.

Un buen ejemplo de lo que decimos, lo tenemos en el SYM GTS 125. Un scooter Gran Turismo que hacía muy buen papel en todos los apartados y que, con el añadido “Evo”, en algunos se sale. En dimensiones, por longitud, empata con los grandes, pero por altura de asiento recuerda a los compactos, facilitando, por bajo que seas, llegar con las dos plantas de los pies al suelo. Eso sí, tiene cuerpo de scooter grande –de hecho, el mismo bastidor y carrocería lo comparte con su hermano mayor de 300 cc-, pero por peso vuelve a equipararse con los mini GT. Está claro que SYM ha sabido buscar lo mejor de las dos categorías para el GTS.

Estéticamente, donde más se notan los cambios es en el frontal: todo nuevo. Nada que ver con la vetusta imagen que daba el primer GTS de faros superpuestos. El Evo aporta un “look” acertadísimo que encandila: una doble óptica de “ojos rasgados”, con una hilera de LEDs blancos que hacen de luz de posición por encima, a modo de cejas. A esa misma altura, pero en los laterales del escudo, encontramos los intermitentes con tulipa transparente y, debajo de ellos, las luces “cuneteras”, que en este 125 están desconectadas, aunque no en el 300. No sólo el frontal enamora, sino que el grupo óptico ilumina muy bien; lástima de no contar con los cuneteros –un invento exclusivo de SYM-, porque el haz de luz se ampliaría hacia los lados y más cerca del scooter proporcionando una visibilidad ejemplar.

Con los cambios frontales de esta versión Evo se estrena un nuevo parabrisas transparente de mayor altura, que protege muy bien al conductor y que no distorsiona la visión de cerca (en las maniobras), porque lo normal es orientar la vista por encima del canto superior. A los lados, encontramos los retrovisores; no van fijos al manillar y ofrecen una buena panorámica posterior, algo muy loable y poco habitual en esta posición. En caso de caída, se pliegan sobre su base y se minimizan los posibles disgustos. Desde el puesto de mandos se controla un tablero con mucha información repartida en dos esferas para los relojes analógicos del cuentavueltas y velocímetro, otra de menor tamaño que agrupa los testigos, y una pantalla digital en la que se muestran de forma gráfica los niveles de gasolina y temperatura del motor, así como la hora y cuentakilómetros total y parcial.

El contacto dispone de obturador en la cerradura para poner difícil el robo. Desde ella, tenemos las funciones habituales, con el añadido de la apertura del tapón del depósito de gasolina, que se encuentra en el lateral izquierdo del travesaño. Debajo, una gran guantera central con cerradura, cuya capacidad se sacrifica parcialmente por el alojamiento de la batería en el hueco izquierdo; en el fondo derecho, se encuentra la práctica toma de corriente para cargar el móvil, por ejemplo. Los pequeños objetos para llevar a mano se pueden guardar en otra situada a la derecha de la base del manillar, aunque ésta no dispone de cerradura. SYM aprovecha todos los rincones del GTS, y encontramos una tercera –también sin cerradura- en el travesaño central.

 
Los conmutadores y manetas están bien situados y ofrecen un buen tacto. Novedad también en esta versión Evo es el añadido de un botón amarillo bajo la piña izquierda, que permite abrir el asiento (con el contacto dado), aunque se sigue manteniendo la cerradura del lateral izquierdo, solución más incómoda, aunque sirve de emergencia cuando falla la batería. El “maletero” que esconde el asiento es amplísimo; se da cabida a un integral y un abierto, que van bien protegidos por un recubrimiento de terciopelo en su fondo. A destacar los dos bolsillos laterales, la iluminación (ojo, que no es automática) y el cortacorrientes que incluye SYM en todos sus scooters. Si la iluminación delantera va más que sobrada, en la parte posterior también se luce (y nunca mejor dicho) con un piloto de diodos LEDs de amplia superficie flanqueado por los intermitentes.

A bordo

El GTS es un scooter realmente cómodo. Más que un asiento, es un sofá de salón con un mullido perfecto para recorrer muchos kilómetros sin que se canse la espalda. Ayuda, y mucho, el respaldo, que envuelve muy bien la espalda, y una doble postura de conducción con las piernas dobladas para conducción urbana o estiradas apoyando los pies en las plataformas inclinadas. Al contrario que en otros scooters, en el GTS no hay ninguna preferencia por cualquiera de las dos posiciones. Las plataformas horizontales se han recortado en su parte trasera para ayudar a “echar el ancla” en los semáforos: bien para los menos altos, que ya estaban más que satisfechos por la baja altura del asiento.

El motor rebosa suavidad: nada de ruidos ni vibraciones. Tiene buena salida de los semáforos y recupera con soltura a medio gas, pero no se destaca precisamente en velocidad máxima, rozando los 100 km/h reales (110 de velocímetro). Aquí se junta que no se apuran los 15 CV límite (dos menos) y que, además, dispone de un corte de encendido a casi las 9.700 rpm. La versión que hemos probado es la de carburación, que mantiene el pedal de arranque y convive con la de inyección. Supone un poco más en el precio; eso sí, consulta nuestra sección de ofertas porque ambos se pueden encontrar rebajados.

En esa mezcla de virtudes que comentábamos al principio, el GTS Evo combina una distancia entre ejes larga, con ruedas de compacto (13 pulgadas delante y 12 detrás). En la práctica, esas dos características parecen llevarse muy bien, como demostraba en carretera con un aplomo que lo pegaba muy bien al suelo (ten en cuenta que es la misma base ciclo del 300 preparada para pasar de los 120 km/h reales sin problemas) y una manejabilidad y agilidad muy adecuada para emplearlo en trayectos urbanos, sin tener que hacer maniobras entre los huecos de los coches.


Línea de tierra

Las suspensiones ofrecen un tarado acorde a la comodidad ofrecida por el asiento y el puesto de conducción. Son, lógicamente, tirando a blanditas, y se tragan sin que te enteres cualquier zanja mal terminada típica de una gran ciudad.

Pero si te va la marcha y le exiges al scooter, notarás que están al límite del flaneo. No es lo suyo andar en plan «racing» con este Sym, aunque tengas dos posiciones más duras en el ajuste de precarga de los amortiguadores.

Mantiene la misma base ciclo que el modelo de 300, sin embargo, el GTS Evo 125 no emplea los mismos frenos. Cierto que, dadas sus menores prestaciones, se basta y se sobra con discos de 240 y 200 mm equipados con latiguillos metálicos de los que no se “hinchan” en situaciones límite sacrificando mordiente, pero un público poco experimentado como los que se pueden iniciar en la convalidación, recibirían encantados la posibilidad de la frenada combinada.

 

En compañía

Todos los elogios que hemos hecho del magnífico sofá para el conductor, se hacen perfectamente extensibles al acompañante. La longitud del GTS permite ofrecer puestos para la tripulación amplios, sin las estrecheces típicas de los compactos, y, así, nuestro pasajero podrá disfrutar de una banqueta de superficie generosa apoyando la espalda en un respaldo fijo que se incluye de serie en este Evo y que se prolonga lateralmente en unas asideras. Ni siquiera molesta el voluminoso respaldo del conductor. Dada la baja altura general, tampoco supondrá dificultad acomodarse en ese trono, descansando los pies en unas estriberas que se despliegan automáticamente al dar un pisotón sobre un pulsador en su eje (bien por la higiene).

Con lupa

El nuevo frontal del GTS Evo está a años luz de la versión precedente: muy atractivo con unos faros que iluminan muy bien, sobre los que se sitúa una hilera de LEDs a modo de “ceja”. A los lados, los intermitentes y, justo debajo de ellos, los “cuneteros” que están desconectados en este 125. Tren delantero con neumático de 13 pulgadas de perfil casi redondo y freno de disco de 240 mm, algo menos de lo habitualmente empleado en otros modelos, pero suficiente dadas las prestaciones que desarrolla, peso contenido y el uso de latiguillo de freno de trenzado metálico. El tapón del depósito de gasolina se abre desde el contacto. Detrás y en el centro del travesaño, disponemos de una tercera guantera con tapa sin cerradura y con cierta profundidad para llevar pequeños objetos: otra de las mejoras de esta versión Evo respecto de la anterior.
Sobre la guantera central se encuentra el interruptor de los intermitentes de emergencia y, a su izquierda, el “hueco” del interruptor de los cuneteros. La cerradura de contacto dispone de obturador que se abre con la llave hexagonal adosada a la llave. Por cierto, ésta se pliega para no golpeártela con las rodillas. No cabe duda de que, en esta versión Evo, se han pulido muchos defectos de la versión anterior. Ahí tienes la piña izquierda de conmutadores (con gatillo de ráfagas delante, que no se ve) a la que se ha añadido ese botón amarillo para abrir el asiento sin sacar la llave de la cerradura principal. La iluminación es otro de los puntos fuertes del GTS Evo y eso se aplica a las ópticas delanteras (aun sin contar con los cuneteros) y a la trasera. En este caso, es un piloto de gran superficie iluminado por una matriz de diodos LED. A sus lados se encuentran los intermitentes con cristal transparente.
Por los pelos no entra un segundo casco integral. Eso sí, dispone de fondo de terciopelo, dos bolsillos laterales para que no rueden por el interior las herramientas u otros objetos pequeños, iluminación (no automática) y, a su lado, el típico interruptor amarillo común con todos los modelos de SYM que hace de cortacorrientes. La pata de cabra es de las que no se pliegan solas, como debe ser, sino que cortan el encendido cuando está extendida. Las estriberas del pasajero se extienden dando un pistón al botón que hay encima de su eje. Fíjate en el rebaje de la plataforma horizontal para llegar al suelo con más facilidad. El tablero ya está muy visto. Es el mismo de la versión precedente y de otros modelos de la marca. Aunque sigue siendo más que válido por la cantidad de información reunida y por facilitar su lectura rápida. Hay testigos curiosos, como el que nos avisa de que la pata de cabra está extendida.


 El detallazo

Puede parecer una vulgaridad destacar que emplea un motor alimentado por carburador, pero se agradece disponer de pedal de arranque apara cuando falle la batería.

Sin embargo, de lo que presume, y mucho, este GTS Evo es de contar con un cilindro con tratamiento cerámico. Se trata de una tecnología casi exclusiva de motores de competición, ya que permite una menor tolerancia entre cilindro y pistón, además de mejorar el engrase con la porosidad característica del material del tratamiento y un menor desgaste. El mérito de SYM es haber popularizado esta técnica con la producción a gran escala: 280.000 unidades tratadas anualmente.

Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,11 s (52,0 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,20 s (63,8 km/h)
Aceleración 0-400 m 21,76 s (90,8 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 44,40 s (96,6 km/h)
Aceleración 0-100 km/h            No llega
Velocidad máxima 99,8 km/h
Consumo 3,91 l/100 km
Autonomía 307 km
Peso total lleno 168,6 kg
Reparto tren delantero 42,2%
Reparto tren trasero 57,8%

 

 

Confort impresionante
Precio ajustado
Comportamiento urbano
Velocidad máxima
Capacidad bajo el asiento
Suspensión blanda

 

 

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/GALERÍA IMAGENES del SYM GTS Evo 125

 

 

Rivales directos Aprilia Atlantic 125
Honda S-Wing 125
Peugeot Satelis 125 Premium
Peugeot Satelis Compressor 125 Premium
Piaggio X7 Evo 125 ie
Piaggio XEvo 125
Suzuki Burgman 125
Kymco SuperDink 125
TGB X-Motion 125
Yamaha X-Max 125

Related Article