• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – Antonio Cuadra
  • Autor acción – Pedro Freire
  • Fecha – 08/01/2012

Keeway es una de las pocas excepciones entre los fabricantes chinos, ya que no solo ofrece calidad sino también diseños originales y al gusto europeo. Obviamente tiene mucho que ver que la italiana Benelli se haya incorporado al gigante chino Qianjiang al que también pertenece Keeway. El Outlook es un buen ejemplo de lo que decimos, y ahora vuelve a evolucionar con la incorporación de un sistema de alimentación por inyección electrónica desarrollado en colaboración con la firma norteamericana Delphi.


En el fondo Keeway busca superarse. Participar en el mercado europeo supone una mínima contribución con respecto a lo que consume el mercado doméstico chino, pero lo que está claro es que estar presente en el viejo continente exige mucha competitividad. De hecho, el Outlook está dirigido exclusivamente para los europeos: es un «rueda alta» y esta especialidad no se lleva en el mercado asiático. Y aunque el Outlook lleve la etiqueta «Made in China», lo cierto es que el diseño y desarrollo se ha llevado en el Centro de Diseño de Pesaro (Italia) incorporado en las instalaciones de Benelli. De ahí que “entre bien por los ojos” con ese estilo italiano. Se ve que es elegante y que huye de las excentricidades.

El estilo del frontal tiene incluso su fuerte personalidad con una doble óptica de faro y la calandra del radiador que cubre todo el diminuto escudo frontal, y el manillar ciego con los intermitentes y una discreta pantalla ahumada. También, para destacar, el grupo óptico posterior que integra bajo una misma tulipa roja piloto, luz de freno e intermitentes, aunque estos, cuando se iluminan lo hacen en el color naranja. El resto luce una buena armonía de líneas. Pero tratándose de una nueva versión, Keeway no se ha molestado en hacerla muy diferente exteriormente de sus predecesoras normal y Sport con alimentación por carburación. Tan solo la reconocerás porque en los laterales de la carrocería y junto al logotipo del modelo se añaden las siglas FI (Fuel Injection) a continuación de 125. Y también la reconocerás porque detrás del asiento monta un baúl SHAD (marca española) de 29 litros que te vendrá de perlas para guardar en su interior un casco integral y otras cosas más.

Para el desarrollo del nuevo sistema de alimentación se ha contado con la colaboración de la firma norteamericana Delphi, más conocida por sus contribuciones en las mecánicas del mundo del automóvil, pero aún con ello, entre sus clientes de dos ruedas se puede destacar a la mismísima Harley-Davidson tanto para la inyección como para frenada ABS.

El obligado testigo del funcionamiento de la inyección se ha añadido en el reloj cuentavueltas, sin aprovechar para darle un lavado de cara al diseño del tablero, porque aunque congregue mucha información, lo cierto es que no la luce. Fíjate, por ejemplo, en el fondo de las esferas cuentavueltas y velocímetro con mucho color, mucha rayita y números pequeños, o también en los diminutos niveles de temperatura del refrigeración y nivel de gasolina, o ya para acabar en lo pequeño que resulta el reloj horario.

Y es que ese paso más que ha dado Keeway con la inyección electrónica sabe a poco. Ya hemos comentado que, por fuera se sigue pareciendo a los modelos de carburación con los que sigue conviviendo, el diseño del tablero… pero es que tampoco se han revisado defectillos que ya criticamos, sin ir más lejos, en la prueba de la versión Sport que puedes consultar aquí. Ahí sigue el caballete lateral que te puede dar un disgusto si confías en él para los aparcamientos rápidos porque se pliega solo, o los picos que se encuentran por delante de las estriberas del pasajero y que te los clavas remando en maniobras, o esos neumáticos CST que van bien en seco pero que, cuando llega la lluvia, parece que están hechos de piel de plátano.

En el fondo son detalles no demasiado críticos, excepto, por seguridad, el tema de los neumáticos, a no ser que quieras dejarlo aparcado el Outlook los días de lluvia. Y en el fondo, el Outlook no deje de ser un scooter de «rueda alta» muy completo y bien hecho con un precio cañón por debajo de los dos mil euros, más cerca de los «low cost» que de los sofisticados modelos de 16 pulgadas con freno de disco en ambas ruedas y motor de inyección refrigerado por agua, que sería su categoría natural, y con los que saca una ventaja de más de 800 euros. Está claro que con lo que te ahorras, lo primero que tienes que hacer es calzarle unos zapatos occidentales.

A bordo

Y como no ha cambiado nada a nivel de carrocería nos volvemos a reafirmar en todo lo que comentamos: puesto de conducción amplio y cómodo (se nota que ha sido pensado para tallas europeas y no para asiáticas) con la excepción de la plataforma plana para apoyar los pies donde el espacio es demasiado justo. Asiento bien de espumado y formas con una combinación acertada de tapizados antideslizante en la base y deslizante en los laterales. Bien también por los mandos: en su sitio correcto y con buen tacto aunque sean un modelo clásico, y casi prehistórico el del contacto que por fin prescinde de la posición «P» (ideal para descargar la batería con la posición encendida por despiste) pero que sigue sin centralizar la apertura del asiento.

El Outlook es un scooter alto desde el que se divisa muy bien el tráfico que tenemos por delante, buscando la vía de evasión más adecuada. Obviamente se lo pone fácil a las tallas altas-medias, pero si no llegas al 1,65 tendrás que hacer pie de puntillas.

El motor se pone a la altura de los mejores 125 cc del mercado tanto por suavidad de funcionamiento como por prestaciones. Su potencia máxima declarada está casi 3 CV por debajo del límite, pero aún así los aprovecha muy bien para ofrecer unas brillantes prestaciones y una velocidad máxima que supera holgadamente la barrera de los 100 km/h. Al final, los resultados apenas difieren de la versión carburación, habría que afinar mucho para percibir la mejora en suavidad de funcionamiento que supone la inyección, pero sí que se mejora el consumo de combustible.



Línea de tierra

Por frenos, el Outlook va sobrado con discos en ambas ruedas. Ofrecen potencia y muy buena dosificación a pesar de que en los latiguillos encontramos elementos sin trenzado metálico. Si abusas del trasero, algo habitual en un scooter con transmisión automática cuyo motor no ofrece retención alguna, acusará la fatiga porque se encuentra en el plano de simetría del scooter, en un lugar poco accesible para la refrigeración, aunque eso sí le beneficia que no derrapa a ningún lado en frenadas bruscas.

Por lo que respecta a suspensiones nada que objetar en cuanto al funcionamiento de la horquilla delantera, pero la suspensión posterior es lo peor que ha pasado por nuestras manos. Es de imaginar que es un “fallo de la unidad probada” como se suele decir en el gremio: la sensación es que los amortiguadores estaban completamente reventados con la consiguiente pérdida del aceite interior que hacía desaparecer la controbución hidráulica y dejaba solo al muelle en su funcionamiento. Consecuencia: comportamiento completamente elástico y chicloso que llegaba a ser peligroso fuera de la ciudad al rodar a velocidad máxima o en carreteras reviradas. Se supone que tampoco cambia los amortiguadores con respecto a la versión anterior, y ya estos pecaban de poco hidráulico.

 
En compañía

El Outlook es de esos scooters que acoge bien a un pasajero. En este sentido, su asiento es amplio y delimita perfectamente los espacios para cada tripulante, aportando también unas plataformas-estriberas plegables en una posición confortable, y asideras laterales.

Es alto para el conductor y un poquito más para el pasajero, lo que dificulta ligeramente la incorporación de éste a su asiento, y más cuando se encuentra un baúl en la parte posterior.

Habrá que utilizar una de las estriberas como peldaño y una vez acomodado, relajarse porque el baúl hace de respaldo, aunque para «bordarlo» se necesita un acolchado incluido en el catálogo de accesorios de SHAD.

Con lupa

Las estriberas del pasajero son en realidad unas plataformas que se despliegan. Un recurso que añade comodidad al pasajero. Delante está el inútil «pico» que roza las pantorrillas del conductor al remar con los pies. El asiento está cosido con doble puntada de hilo rojo (como en la Sport) y cuenta dos tipos de tapizado: uno antideslizante para la base del conductor y otro más resbaladizo para los laterales y la base del pasajero. Por fuera el motor es exactamente igual que el anterior. Se trata de un dos válvulas refrigerado por agua alimentado ahora por inyección electrónica. Integra también el freno de disco posterior situándolo en el plano de simetría del scooter.
El tren delantero lo compone una rueda de 16 pulgadas con freno de disco de 240 mm, potente y muy dosificable. El neumático lo hace bien en seco, pero en cuanto caen cuatro gotas resulta muy traicionero. Cámbialo. Doble dotación de caballetes desde el lado izquierdo. De la pata de cabra no te fíes ni un pelo: es de las que se pliegan solas y no es muy estable. Fíjate en el detalle del rodillo de goma para que no vibre el caballete central recogido. Detrás, una tulipa continua en color rojo cubre el grupo óptico posterior. Al hacer funcionar los intermitentes se ilumina en el obligado color naranja. Todas las líneas del Outlook respiran armonía con un diseño elegante.
El frontal del Outlook tiene un cierto gesto enfadado. En conjunto resulta muy original con la doble óptica con bombillas halógenas con las pequeñas luces de posición por encima de ellas y la calandra del radiador entre ellas. También resultan elegantes y originales las formas del manillar con los intermitentes de tulipas blancas y una visera ahumada de discreta altura tras la que se encuentra el tablero de instrumentos. Un detalle que han incorporado la segunda serie del Outlook y que también recibe la nueva versión de inyección es el segundo radiador en el paso de rueda. Con él la temperatura del refrigerante se mantiene siempre fresca.
La guantera central incluye una barandilla para que no se desparramen los pequeños objetos. Desde ella se puede ver el nivel del vaso de expansión. Encima se localiza el gancho portabolsas y, en los laterales, la salida del aire del radiador. También resultan elegantes y originales las formas del manillar con los intermitentes de tulipas blancas y una visera ahumada de discreta altura tras la que se encuentra el tablero de instrumentos. Debajo del asiento se encuentra el depósito de gasolina y un hueco delante de él en el que no cabe ningún tipo de casco (se agradece el baúl SHAD). El asiento se abre con cerradura en el lateral izquierdo (no se integra en el contacto).


 El detallazo

Un baúl trasero en un «rueda alta» es un buen complemento ya que permite aportar la capacidad de carga que el paso de rueda posterior no suele permitir. Y si viene incluido en la dotación de serie, pues aún mejor. Y aún mejor si el fabricante del baúl es una firma española de prestigio como SHAD. El SH29 que encontramos sobre la parrilla portabultos permite una capacidad de carga de 29 litros (como indica su denominación), suficientes para albergar un casco integral de cualquier talla y otros objetos más pequeños. Con un simple giro de llave, lo desmontas de la base y te lo llevas del asa como si se tratase de una maleta. La única pega es que obliga a llevar otra llave además de la del scooter.

Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,35 s (51,9 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,43 s (63,3 km/h)
Aceleración 0-400 m 22,13 s (91,9 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 43,65 s (104,3 km/h)
Aceleración 0-100 km/h 30,80 s (633 m)
Velocidad máxima 107,3 km/h
Consumo 4,11 l/100 km
Autonomía 180 km
Peso total lleno 145,0 kg
Reparto tren delantero 38,9%
Reparto tren trasero 61,1%

 

 

Precio
Motor
Equipamiento
Neumáticos
Suspensión trasera
Sin cambios

 

 

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO del Keeway Outlook 125 EFI

 

 

Rivales directos Aprilia Scarabeo 125 ie
Aprilia SportCity Cube 125
Derbi Rambla 125
Honda Scoopy SH 125
Peugeot Geopolis 125 Premium
Piaggio Beverly 125 ie
Suzuki Sixteen 125
SYM HD 125 Evo
SYM HD2 125
Yamaha X-City 125
Yamaha XEnter 125

Related Article