• Autor del texto – Carlos López
  • Autor de fotos – Hyosung
  • Fecha – 11/08/2010

Si eres un tipo de vida inquieta y buscas un vehículo polivalente que te permita mover con agilidad endiablada por la jungla de asfalto, ir en un santiamén a la universidad, dirigirte raudo al trabajo, hacer recados rápidos o, incluso, pequeñas salidas los fines de semana con los amigos, deja de buscar. La nueva supermotard de Hyosung colmará todas tus vibrantes expectativas.


Hyosung RX 125 SM

Hyosung propone con esta RX 125 un acercamiento racing para todos los públicos, amparándose en una acertada estética campera, para lo cual ha creado una enduro “supermotarizada” de fácil control y amable pilotaje. Perfecta para los que no poseen mucha experiencia, pero tengan ganas de una moto con algo más de “chicha” de lo corriente.

Parece más de lo que es; lo primero que resalta de la moto es su vistosa apariencia, gracias al volumen general del modelo y el llamativo diseño de sus plásticos. Hyosung RX 125 SMPara nada parece una 125, sino una moto de más cilindrada, que despierta el interés y las miradas de la gente. Es uno de los diseños mejor conseguidos que hemos visto últimamente, equilibrado estéticamente dentro de su categoría y sin llegar a traspasar la delgada frontera de la “macarrería”, tan peligrosamente próxima en estos modelos “pequeños pero matones”. Para el que la va a llevar, también le sorprende. Parece más alta de lo que luego en realidad es, y cuando echas la primera pierna por encima, descubres que te puedes subir a ella con total seguridad, sin necesidad de ser un “bigardo” de 1’90. De hecho, el estudiado diseño para que los dos pies de la mayoría de los usuarios puedan estar firmemente asentados en el suelo en parado, quita el miedo al peor de los pilotos noveles… y pone los dientes largos al más espabilado de los avanzados. 

Aunque realmente en Hyosung han hecho virguerías con el presupuesto para que no se resienta la calidad y ofrecer, al tiempo, un precio supercompetitivo, por algún sitio se tiene que notar. El puesto de conducción tiene todo lo imprescindible, pero resulta un conjunto demasiado simple y con remates un poco pobres. No importa: cuando veas hasta dónde te puede llevar su extraordinaria manejabilidad y su agradecida ligereza, eso lo vas a pasar a un segundo o tercer plano.

Si tuviéramos que destacar una virtud de esta RX 125, esa sería su capacidad para salir airosa de las situaciones cotidianas, para la que seguro será empleada. Utilizando un símil futbolista, diríamos que la nueva Hyosung te asegura, como mínimo, un empate en cualquier campo, cosa que firmaría todo entrenador que espere hacer de sus jugadores un equipo ganador. Salvo algún pequeño tema puntual, que trataremos a continuación, lo cierto es que la RX 125 nos ha sorprendido gratamente, y más pensando en la gente con el carnet convalidado o en los nuevos conductores. La nueva supermotard de Hyosung te dará mucho por bien poco, ya que al comentado diseño aparente hay que unir una parte de ciclo muy equilibrada y un motor que permite disfrutar de la conducción.

A bordo

Hyosung RX 125 SMNada más subirnos en ella, nos encontramos con una postura de conducción erguida y cómoda. Todo muy a mano, con buen tacto, sin necesidad de tener que forzar ningún gesto: es algo que agradeceremos en un funcionamiento normal urbano con la moto. A la vez, sentirse tan agusto, da ese punto de seguridad para empezar a buscarle pronto las «cosquillas» a la RX. El radio de giro que nos ofrece suma más puntos para cogerla confianza y cuando comprobemos su limpieza de reacciones, acabará por cautivarnos, sí o sí. Si hubiera que buscar algún pero, sería la ubicación de las estriberas, algo elevadas, pero que no llegan a penalizar el tacto general de la moto. Desborda agilidad.

Una vez que nos ponemos en marcha, nos sorprende la suavidad de funcionamiento de su nuevo propulsor, un monocilíndrico refrigerado por aire y que cuenta con dos árboles de levas y cuatro válvulas, y que rinde más de 12 CV. Las aceleraciones son suficientes para ayudarnos a sortear el tráfico diario, pero se echa en falta más estirada final. Las relaciones de cambio están bien escalonadas, sobre todo las tres primeras, lo que favorece su uso en ciudad para escaparse el primero de los semáforos, pero adolece de una quinta (o, aún mejor, una sexta) para rodar más rápido en carretera abierta: los 110,6 km/h que conseguimos no están mal pero son susceptibles de mejora. Bien si la vas a utilizar en escapadas por vías interurbanas y carreteras secundarias, pero si vas a abusar de ella en largos recorridos por autovías o autopistas, mejor será alargar el desarrollo final con un

Línea de tierra

Hyosung RX 125 SMNos ha sorprendido gratamente todo lo referente a este apartado. Empezando por la suspensión delantera, encontramos una horquilla invertida de gruesas barras y terminación en dorado, que cumple muy bien con el trabajo encomendado. De la suspensión trasera Hyosung RX 125 SMse encarga un monoamortiguador montado sobre bieletas, que ayuda a reforzar el buen tacto general de la moto.
Algo que le desmarca claramente de sus competidores es la adopción de frenos de disco en ambos ejes, cuando en otros modelos de su misma orientación y tarifa encontrarnos un freno trasero de tambor, que en los tiempos que corren suena un poco jurásico. La firma coreana no ha escatimado en medios y ha logrado un muy buen equilibrio en la capacidad de frenada. Donde sí nos volvió a parecer que se notaba el ahorro en recursos, es en la elección de los neumáticos. Se ha recurrido a la industria auxiliar coreana y la verdad es que su rendimiento es muy pobre. Nuestra prueba transcurrió en varios días secos y soleados y las gomas nunca estuvieron al nivel deseado, por lo que no me gustaría imaginar lo que sucedería con éstos mismos neumáticos en un día lluvioso.

 

En compañía

Hyosung RX 125 SMEl pasajero se encuentra algo elevado con respecto a la posición del piloto, pero tiene unas buenas asas para sujetarse. Tampoco se ha hecho esta moto para llevar durante mucho rato a nadie detrás -es más para deleite personal-, aunque no por ello se ha descuidado al pasaje y se le ha dotado de unas las estriberas plegables, un poco altas, pero que sujetan los pies con eficacia, para tratarse del tipo de moto que es. En el plástico del colín encontramos unos pequeños cilindros en relieve que actúan como antideslizante en caso de que nuestro acompañante resbale hacia atrás o de parrilla portaobjetos si viajamos en solitario.

Con lupa

Hyosung RX 125 SM Hyosung RX 125 SM Hyosung RX 125 SM
La rueda trasera cuenta con un potente freno de disco de 230 mm para asegurar unas buenas derrapadas. En frenadas salvajes se nota que el latiguillo se hincha y pierde mordiente. Los mandos son un poco toscos de aspecto, pero ofrecen un tacto correcto. Se agradece contar con el mando de estárter en el manillar para no tener que hurgar en la zona del carburador. El cuadro se reduce a la mínima expresión: velocímetro de grandes dígitos y totalizador/parcial de kilómetros. El paso del latiguillo del freno delantero le quita visibilidad.
Hyosung RX 125 SM Hyosung RX 125 SM Hyosung RX 125 SM
Una de las peculiaridades del motor es que confía su refrigeración al tradicional aire de marcha y a un radiador intercalado en el circuito de engrase situado en vertical, junto a la simple cuna del chasis. Imponente tren delantero: horquilla invertida de generosas barras (escondidas tras la protección), un freno de disco de 300 mm y llanta delantera de 17 pulgadas con neumático de asfalto en perfil bajo. Pensando en posibles caídas en los derrapajes, la palanca de cambio cuenta con la punta articulada. Se puede apreciar también el grifo de gasolina accesible desde la hendidura para pasar a reserva.
Hyosung RX 125 SM Hyosung RX 125 SM Hyosung RX 125 SM
El motor cuenta con culata de cuatro válvulas y doble árbol de levas (DOHC). No apura los 15 CV límites, sino que se conforma con 13 dando una respuesta muy elástica a cualquier régimen. La caja de cambios es de cinco velocidades. Las estriberas del pasajero están enfundadas en goma y fijas al chasis. El monoamortiguador trasero cuenta con progresividad variable por medio de bieletas y, ojo con la pata de cabra: se recoge sola. Portafaros muy de enduro (el mismo que monta la versión offroad) con óptica rectangular iluminada por una vulgar bombilla incandescente no halógena. Las tulipas de los intermitentes son transparentes.


 El detallazo

Hyosung RX 125 SMEl acertado diseño de la moto es indudable. Pero es que, hasta en los detalles menos punteros, ha habido acierto estético y práctico. Gran parte de responsabilidad de que la generalidad del público se encuentre «con una moto a su medida» la tiene la forma del asiento, que huye de las tendencias marcadas en el segmento (sillín recto desde el depósito hasta el colín) para ofrecernos un espacio tipo “silla de montar”, que transcurre en forma ascendente desde la posición del piloto hasta la del pasajero. Mantiene las formas deportivas y se beneficia un número mayor de ususarios de esta disposición, pese a no ser un recurso de vanguardia.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 4,73 s (56,4 km/h)
Aceleración 0-100 m 7,53 s (70,3 km/h)
Aceleración 0-400 m 19,81 s (98,2 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 40,79 s (106,8 km/h)
Aceleración 0-100 km/h         22,60 s (502 m)
Velocidad máxima 110,6 km/h
Consumo 3,97 l/100 km
Autonomía 179 km
Peso total lleno 133,6 kg
Reparto tren delantero 45,4%
Reparto tren trasero 54,6%

 

Estética muy conseguida
Consumo reducido
Precio ajustado
Caballete lateral con autoplegado
Neumáticos de serie
Depósito gasolina sin llave 

 

 

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO de la Hyosung XRX 125 SM

 

 

Rivales directos Beta RR 125 Motard
Derbi Senda Baja 125 SM
Derbi Senda DRD 125 SM
I-Moto Tiger SM 125
I-Moto Tigris SM 125
Motorhispania Duna 125 Sports City
Suzuki DR125 SM
Yamaha WR 125 X

 

 

 

Related Article