• Autor del texto – Carlos López
  • Autor de fotos – Kymco
  • Autor acción – Carlos López
  • Fecha – 12/08/2010

Ahora lo que priva es un buen “remake” del estilo imperante en nuestras carreteras hace ya cuarenta años. Scooters y coches parecen haberse puesto de acuerdo para impulsar esta moda, muy bien aceptada por un público en general joven, que precisamente no ha vivido esa época. Kymco también se apunta a esta tendencia con el Like, poniendo toda la carne en el asador, en cuanto a nivel de equipamiento se refiere.


Ahí tienes la resurrección del Mini, VW Beatle o Fiat 500 y, en el caso de las dos ruedas que nos interesan, hay todavía más, como las ediciones “retro” de la Vespa (S, LXV o GTV), Daelim Besbi, SYM Fiddle,… Es la moda “vintage”, en la que se da un tributo a las formas redondeadas de los vehículos que circulaban por las calles allá por la década de los sesenta. Y no precisamente porque “cualquier tiempo pasado fuese mejor”. Todo lo contrario. Detrás de esas formas retro que imprimen un aspecto simpático en este tipo de vehículos utilitarios, se esconden soluciones típicas, tecnología del siglo XXI y un total respeto al medio ambiente, cumpliendo las actuales directivas anticontaminación.

Una de las últimas incorporaciones a esta moda retro la aporta Kymco con este Like. Para el diseño, no se han andado por las ramas y se lo han encargado a Massimo Zaniboni, autor, entre otras creaciones, de la Ducati Roadster. El buen gusto característico de las obras italianas queda más que patente en el Like. Sus líneas nos recuerdan a las de las antiguas Lambretta por las formas rectangulares de sus cófanos laterales; f021pero tiene su propia personalidad, como en los retoques cromados repartidos por toda su carrocería o las entradas de aire con rejilla. En el manillar, el faro redondo -como debe ser- y un cuadro estilo años ’60 completamente analógico, pero con toda la información imprescindible. Detrás del escudo no podía faltar la guantera con cerradura. Hasta aquí todo lo que nos recuerda, con buen acierto, a épocas pasadas, aunque la realidad es que el Like 125 es un scooter muy actual.

Si bien la refrigeración por aire forzado ha sido algo inherente con los scooters urbanos desde sus orígenes, y que también emplea el Like 125, su propulsor es un 4T muy respetuoso con las emisiones y que ya conocíamos de otros modelos de la marca, como el Movie y el Agility, con el que comparte producción en China. Además, tiene la tecnología para ir sobrado de bríos entre la espesa circulación del 2010.
Otro avance “anacrónico” con los sesenta está, por ejemplo, en la plataforma para apoyar los pies, completamente plana y amplia, lo que facilita el transporte de bultos grandes entre las piernas. Contrasta esta amplitud con el reducido espacio en el hueco bajo el asiento, que a pesar de la ventaja de que la rueda de 12 pulgadas no se “come” mucho espacio, no llega a caber un integral –uno abierto sí-. Pero se arregla holgadamente con un baúl trasero a juego con el color de origen, que viene de serie y cuya cerradura es la misma que la del contacto.

Con el Like, Kymco cuenta con la oferta más amplia de scooters ciudadanos. Montando ruedas de 12 pulgadas y motor de aire, encontramos en su catálogo nada menos que cuatro modelos: el económico Agility, el elegante Movie XL, el sofisticado G5 de inyección y este “retro” Like. Sin duda, hay modelos para todos los gustos y bolsillos, todos ellos con motor refrigerado por aire forzado, con respuesta enérgica, económicos de uso y mantenimiento, y fiables como pocos. Es la especialidad de la casa.


A bordo

Sentado sobre el Like se llega perfectamente con los dos pies al suelo, incluso para los menos altos, una sensación fundamental de seguridad para el que se estrena con este modelo en el mundo de la moto de 125. Sin embargo, cuando iniciamos la marcha y los apoyamos en su plataforma, se aprecia que ésta y la banqueta del asiento se encuentran próximas, lo que obliga a flexionar más de lo normal las piernas, sin que, afortunadamente, las rodillas golpeen con el giro del manillar. Una posición pelín incómoda que empieza a resultar molesta cuando se lleva más de media hora seguida conduciendo.
Por lo demás, el espumado del asiento resulta confortable y todos los mandos del manillar están en el sitio adecuado.

Su bajo peso y altura le dan una agilidad envidiable. Junto con su hermano el Agility, son los reyes de las horas punta. Se cambia de dirección con una insinuación de la cintura, el motor responde con energía a cualquier golpe de gas y los frenos de disco en ambos ejes te detienen donde tú digas. Ordeno y mando, que se dice. Por prestaciones va más que bien, con una buena aceleración y una correcta velocidad máxima que se queda a las puertas de los 100 km/h.


Línea de tierra

Dentro de la dotación de vanguardia, también hay que destacar que dispone, no sólo de freno de disco en la rueda delantera, sino también de disco posterior, algo a lo que estamos poco habituados en los scooters ciudadanos. Como ya te podrás imaginar, en un peso ligero como el Like, eso se traduce en una detención instantánea… y en olvidarte del frecuente tensado al que obligan los frenos de tambor, que es otro punto a tener en cuenta.
Quizá el detalle que menos nos gustó en este apartado fue la suspensión trasera, que mostraba un tarado duro transmitiendo las irregularidades del asfalto. Desgraciadamente el ajuste de la precarga se encontraba en la posición más blanda.

 

En compañía

El Like es un buen scooter para ir acompañado. Su asiento es lo suficientemente largo para acoger a dos plazas, y por altura no hay problema al poder acomodarse cualquier pasajero en edad legal sin necesidad de subirse a la estribera. Eso sí, el baúl trasero no permite pasar la pierna por encima del portabultos, aunque, en marcha, servirá de agradecido respaldo (sin acolchado, se siente).
A destacar, el sistema de estriberas plegables del pasajero, que se despliegan pulsando con el pie un botón: no hay que agacharse y para devolverlas a su posición original basta con introducirlas de nuevo con el tacón o la puntera. Todo un ejemplo de “sanidad” -imagínate lo que puede haber pisado tu acompañante si abrimos las estriberas con las manos-.

Con lupa

Guantera con cerradura detrás del escudo: como debe ser. En su interior encontramos una barandilla transparente y una toma de corriente para cargar el móvil. El cuadro reúne la mínima información, pero se luce con un buen diseño. La pantalla digital del reloj horario es demasiado pequeña, obligando a forzar la vista. El motor tiene geniecillo para salir disparado de los semáforos y rodar a velocidad suficiente por carretera. Dispone de pedal de arranque y cambia el tambor posterior por un potente disco de 200 mm.
La estabilidad de las ruedas de 12 pulgadas se notan. Para la suspensión se recurre a una horquilla convencional. El disco posterior se complementa con este de 220 mm. Debajo del asiento no cabe un integral, aunque hay espacio para cualquier casco abierto. Para compensarlo, se incluye en el portabultos posterior un baúl. Hay pequeños detalles en el diseño que aportan un conjunto con muy buen gusto. Fíjate, por ejemplo, en las falsas toberas con los tabiques cromados.
Sin duda, el complemento del baúl trasero aporta una gran capacidad de carga para el Like 125. Cabe cualquier casco integral y se abre con la misma llave de contacto. Un detalle que debería haberse resuelto es la apertura del asiento con la cerradura en su lateral izquierdo: mejor unificándola en el contacto, que es lo que se impone ahora. El faro es casi redondo con un cerquillo cromado, imitando el estilo retro sesentón. Sin embargo, el interior no tiene nada de retro: hay una bombilla halógena H4 del siglo XXI.


 El detallazo

Un detalle así, con los tiempos austeros que corren, no se ve todos lo días ni en todos los escaparates. Kymco no ha escatimado gastos en el tren posterior y ha dotado su Like con un freno de disco trasero, envidia de la inmensa mayoría de los scooters de 125. Para rizar el rizo, y ya que se disponían a «tirarse el rollo», se les ocurrió incluir, además, un latiguillo trenzado metálico para no perder ni un ápice de eficacia en la frenada ¡Y todo sin que repercutiera en el precio final! 
Si ya de por sí este scooter era ligero, una frenada tirando de dos discos es un afeitado en seco del asfalto. A nada que mantengas en condiciones los neumáticos, puedes apurar lo que te venga en gana, que el Like te va a responder al instante. Toda una garantía de seguridad.  

Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,29 s (51,0 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,17 s (61,8 km/h)
Aceleración 0-400 m 21,11 s (83,3 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 43,95 s (91,1 km/h)
Aceleración 0-100 km/h         NO LLEGA
Velocidad máxima 96,5 km/h
Consumo 4,71 l/100 km
Autonomía 159 km
Peso total lleno 121,8 kg
Reparto tren delantero 35,4%
Reparto tren trasero 64,6%

 

Agilidad urbana
Diseño conseguido
Aceleración motor
Plataforma alta
Reloj horario pequeño
Suspensión trasera dura 

 

 

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO de la Kymco Like 125

 

 

Rivales directos Aprilia Compay Custom 125
Daelim Besbi 125
LML Star 2 125
LML Star 4 125
SYM Fiddle II 125
Vespa LXV 125 ie
Vespa S 125 ie
Vespa S College 125 ie

Related Article