• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – AC
  • Autor acción – Vicente Arenas
  • Fecha – 30/12/2018

La marca coreana Daelim continúa la revolución en su gama de scooters con este XQ: un Gran Turismo Premium que se posiciona a la altura de los modelos más deseados del mercado por diseño, envergadura, tecnología y comportamiento, sin olvidar su característico “Efecto Daelim” con un precio muy contenido: 3.295 € (seguro por un año incluido).


Daelim XQ 125 D La revolución de Daelim comenzó a finales del 2017 con la llegada del “rueda alta” S16 y el “retro”-urbano Besbi. Dos modelos completamente nuevos (aunque la denominación Besbi venga de mucho antes) con el denominador común de una mecánica de nuevo cuño refrigerada por aire forzado que pone su horizonte en el futuro Euro 5, y que en con la Euro 4 demuestra una robustez mecánica, vitalidad y bajo consumo poco habitual entre los scooters con precio de adquisición inferior a los 2.000 €.

Daelim XQ 125 D

En el 2018, el protagonista ha sido este XQ1: un scooter Gran Turismo que rompe con los estilos tradicionales de la marca coreana y se adentra completamente en los europeos. Los hasta ahora conocidos S3 y Steezer no dejan de ser scooters de dimensiones compactas y plataforma plana para apoyar los pies (excepto el Steezer S) que hacen un papel de modelos polivalentes con disposición para los trayectos urbanos y alguna escapada de corto recorrido por carretera abierta. El gusto europeo se caracteriza por unas dimensiones más grandes que den más presencia y caché a un usuario adulto que se estrena en el mundo de la moto o scooter de 125 cc por la convalidación con el carnet de coche; ayuda mucho en ese efecto “confusión” que no aparezca por ninguna parte del XQ1 la cifra de “125”. Esa gran envergadura, propia de un megascooter de superior cilindrada, se compartirá también con un XQ2 que aparecerá en 2019 con una motorización en torno a los 300 cc, como también lo hacen marcas como Yamaha, Honda, Kymco y Sym. Pero no sólo se trata de aparentar conducir un megascooter, las grandes dimensiones también aportan un plus de comodidad y protección tanto para el piloto como para el pasajero para enfrentarse a los desplazamientos por carretera, así como una buena capacidad de carga.

Además de ofrecer un tamaño grande, los scooters GT Premium son un escaparate tecnológico para la marca. Con el S3, Daelim fue pionera en ofrecer la llave inteligente e incluso con el alumbrado LED cuando empezaba a ponerse de moda a principios de la presente década. La llave inteligente continuó con el Steezer y volvemos a encontrarla en este XQ1, permitiendo ponerlo en marcha sin tener que sacar una llave convencional del bolsillo, sólo con la encontrarse en las proximidades del vehículo. Por supuesto, el alumbrado LED está presente en el XQ1 pero ahora es completo, encontrando en el faro una óptica Full-LED a la que dedicamos el apartado El Detallazo. El catálogo tecnológico se completa con un sistema de frenos ABS firmado por Bosch de serie (no opcional, como en el S3 y Steezer) y un motor derivado del S3 con refrigeración líquida, culata con doble árbol de levas (DOHC) y cuatro válvulas, e inyección Delphi que ha sido muy mejorado para ofrecer más par motor desde bajo y medio régimen que en realidad es lo que necesita un motor automático.

En cuanto a su parte ciclo se estrenan nuevas suspensiones a la medida y ruedas de 15 y 14 pulgadas, un detalle poco visto en los GT y que repercute muy positivamente en la estabilidad, empatando casi con la referencia que ponen los modelos de “rueda alta” con llanta delantera de 16 pulgadas.

Daelim XQ 125 D

Por equipamiento, el XQ1 va bien dotado: estrena manetas regulables en cuatro posiciones (un punto a favor de la adaptación ergonómica), los espejos retrovisores van montados sobre el carenado delantero (y no en el manillar) con soporte que los pliega en caso de caída, el hueco para el casco (un casco integral más que holgado o dos cascos abiertos) cuenta con hidráulico para mantenerlo abierto, luz de cortesía y alfombrilla de terciopelo para proteger el contenido, caballete lateral con cortacorrientes (de los que no se recogen solos) y dos guanteras pequeñas en el salvapiernas, una de las cuales incluye dos tomas de corriente USB. El cuadro de instrumentos (con un diseño que desentona frente al acertado del resto del vehículo y que no ayuda a una consulta rápida sobre la marcha) combina un velocímetro analógico con una pantalla digital retroiluminada en siete colores a elegir.


A bordo

Daelim XQ 125 D

Sorprende lo fácil que es llegar al suelo a los mandos de la XQ1 dada su gran envergadura. Se declara una altura de 790 mm pero con unas formas muy optimizadas para que con 170 cm de altura llegues al suelo flexionando incluso las piernas, lo que dará margen suficiente a las tallas más bajas. Incluso, como ya hace Daelim con los Steezer S y P, existe una versión con plataforma plana para apoyar los pies que baja la altura del asiento hasta los 740 mm: ¡5 cm menos que no es poco! A esa versión ya le dedicaremos una futura prueba.

Y cuando subes los pies a la plataforma continúan las buenas sensaciones con todos los mandos en el lugar correcto y permitiendo dos posiciones de conducción diferentes: con los pies en la parte horizontal de las plataformas, más adecuada para “echar el ancla” rápido en ciudad, y con las piernas estiradas a lo custom y pies apoyados en las plataformas inclinadas para carretera abierta; además se ha provisto para esta posición un apoyo para el tacón y la anchura de todas las plataformas es lo suficientemente amplia para que el calzado no quede al aire.

Daelim XQ 125 D

El motor es casi eléctrico en cuanto a ausencia de ruidos y vibraciones. Ya comentamos que es una evolución del Fi4 del S3 que ya trabajó sobre él Daelim para el S3 Euro 4. En esta tercera revisión se ha trabajado en ofrecer más par motor, o lo que es lo mismo, más empuje, algo fundamental en un vehículo que emplea una transmisión por variador automático (funciona en el régimen de par motor máximo) y que ahora tiene que arrastrar el peso de un scooter de gran tamaño, aunque comparado con el S3, de menor tamaño, este XQ es incluso un poco más ligero: 185,1 kg con su depósito de 12 litros lleno. El DOHC 4v refrigerado por agua no sube de vueltas con tanta alegría como antes, aunque se trate de un carrera corta, pero es capaz de superar la barrera de los 100 km/h reales. Su velocímetro es optimista, y en llano la aguja se acerca casi a los 120 km/h (pongamos 118) que se corresponden con 104,2 km/h reales. Pero si enroscas a fondo el acelerador escondiéndote bien detrás del parabrisas, la aguja se «viene arriba» e incluso puedes superar los 130 km/h (no parece que tenga corte de encendido).

Por ciudad se mueve con soltura, acelera correctamente y sorprende su maniobrabilidad entre coches con un giro de manillar muy cerrado. Por carretera abierta, muestra aplomo y da mucha confianza con una trazada limpia digna de un scooter de “rueda alta”.


Linea de tierra

Daelim XQ 125 D

Daelim se esforzado mucho en aportar la máxima calidad a su XQ. El calzado, por ejemplo, corre a cargo de unos neumáticos deportivos Kenda (de lo mejor que puedes encontrar en el mercado oriental) que nos han vuelto a dar mucha confianza en seco, aunque no pudimos comprobar cómo van en mojado. Como ya te comentamos al principio, las llantas son casi de “rueda alta”: 15 pulgadas delante y 14 detrás con generosa anchura de gomas en perfil bajo.

Por frenos simplemente excelente. Daelim no da medidas concretas de los discos pero sospechamos que delante monta un Wave de 260 mm de diámetro con un 240 trasero (por ser el mismo del S3) mordidos con ganas por sus respectivas pinzas de doble pistón en situaciones de frenadas de pánico, y con el “ángel de la guarda” de un sistema ABS de novena generación y dos canales aportado por el especialista alemán Bosch.

Daelim XQ 125 D

Donde nos quitamos el sombrero (o el casco, en nuestro caso) es en el comportamiento de las suspensiones. Nada que enviar a modelos de superior precio sobre todo en la pareja de amortiguadores que emplea el tren trasero que, en la segunda posición de precarga, da el compromiso ideal de firmeza y confort, incluso con la compañía de un ocasional pasajero. La horquilla parece ser la misma que la que emplea el S3, y como en este modelo tiene un comportamiento más que correcto.


En compañía

Daelim XQ 125 D

Si estás pensando en compartir el XQ con un pasajero, te diremos que el motor apenas se resiente por el peso extra y que el compañero se encontrará a sus anchas en el asiento de atrás tanto por la superficie a la que se le dedica como por el cómodo mullido del asiento. Dispone además de unas sólidas asideras laterales donde agarrarse pero las estriberas en las que se apoyan los pies son fijas. La altura del asiento de atrás no llega a ser crítica y facilita el acomodo de nuestro acompañante.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

 

Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
Daelim no declara el diámetro del freno de disco delantero pero debe medir unos 260 mm. Comparte con su hermano S3 la pinza de doble pistón (en color dorado) y utiliza latiguillos de trenzado metálico de buena calidad. Aunque la tapa de la transmisión sea diferente, se trata del mismo motor que estrenó el S3 pero muy modificado interiormente para adaptarse a la Euro 4 y con una importante mejora en par motor. La nueva caja del filtro de mayor tamaño tiene mucho que ver. Los amortiguadores traseros cuentan con doble muelle y cinco posiciones de ajuste de la precarga. Como comentamos en la prueba aportan mucho en el buen comportamiento dinámico de la XQ y mejor no cambiar la segunda posición de precarga.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
Las estriberas del pasajero no son extensibles: van fijas pero no llegan a resultar excesivamente incómodas para el acompañante debido a que el cuerpo de la carrocería no se abomba para no arquear las piernas. Como debe ser, el XQ dispone de los dos tipos de caballetes: el central para un estacionamiento estable y el lateral (no se recoge sólo) para las paradas rápidas. Ambos caballetes cuentan con topes de goma que evitan golpeos cuando están recogidos. El parabrisas no cuenta con ninguna regulación y desvía con efectividad el aire a la altura de la frente del piloto. Aunque no hace aguas a través de él, la visión se realiza por encima de su canto superior.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
El pasajero dispone de un asiento delimitado del piloto y con suficiente superficie y cómodo mullido. Para agarrarse dispone de estas asideras con perfil de “spoiler” en una posición cómoda. El XQ ofrece dos posiciones de conducción diferentes: con los pies apoyados en las semiplataformas planas (posición urbana) o en las inclinadas. Justo en la zona de unión de ambas semiplataformas se encuentra una hendidura para apoyar el tacón. El radiador que refresca el refrigerante se encuentra en una posición tradicional en el interior del paso de la rueda delantera, con las molduras de la carrocería ayudando a canalizar el aire de marcha hacia él.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
La bomba de agua que hace circular el refrigerante por el sistema de refrigeración se encuentra en el lado derecho del motor junto a la tapa que cubre el volante magnético, y esquivando el colector del escape. El silenciador de escape es alargado y estrecho emitiendo un sonido muy discreto. Es el mismo para más señas que el que emplea su hermana la S3 pero diferenciándose por la moldura blanca del protector que lo cubre. También es herencia del S3 el disco de freno trasero con un diámetro de 240 mm, que ya valoramos por su potencia en su momento. La rueda fónica es parte del sensor de velocidad para el ABS.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
La pinza que muerde este freno también es la misma sólo que pintada en un vistoso color dorado que no se aprecia al encontrarse detrás del silenciador. Es de doble pistón, empleando un latiguillo de trenzado metálico de calidad. No hay bombillas incandescentes tradicionales: todo es LED incluyendo el grupo óptico posterior que combina guías luminosas con matrices de diodos. La firma luminosa con esas tres guías verticales se puede confundir con la firma luminosa de Peugeot. La elegancia del diseño de este nuevo XQ1 queda también patente en las formas y limpieza del manillar que prescinde de incluir en los soportes de las bombas de freno los espejos retrovisores.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
Junto con la llave inteligente se te entrega una llave convencional que sólo sirve para acceder a la guantera central. En su interior se encuentra un tirador que hace de apertura mecánica del asiento cuando se agota la batería. El pomo de contacto es el mismo que el del S3 y Steezer. Además de las funciones habituales del contacto y bloqueo, permite abrir la tapa de la boca de llenado girándolo a la izquierda. Justo debajo se encuentra el botón para la apertura del asiento. A la derecha del pomo se encuentra una segunda guantera sin protección de cerradura que incluye dos tomas de corriente USB y, justo debajo, la mirilla para controlar el nivel del vaso de expansión. Simétricamente a ésta se encuentra la tapa que da acceso al depósito.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
Aquí podemos ver la llave inteligente y la convencional. El funcionamiento de la llave inteligente es cómodo y sólo se verá afectado por inhibidores. En esos casos, lo mejor es aproximarla a la antena del scooter junta a la estribera derecha del pasajero. Daelim también se suma a la propuesta de Honda de situar el conmutador de intermitentes en la parte inferior de la piña izquierda (postura natural del pulgar). Sobre este conmutador el botón del claxon, conmutador de largas/cortas y el gatillo de ráfagas. La piña derecha está bien dotada. Junto al botón de puesta en marcha se encuentra el interruptor de intermitentes de emergencia y el cortacorrientes en color rojo. En los extremos del manillar se sitúan los contrapesos.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
Los espejos retrovisores montados sobre el carenado aportan mucha elegancia al scooter aunque muy pocos modelos que los integran pueden presumir de ser realmente efectivos (en el XQ ofrecen una buena imagen posterior). Una buena medida para los espejos retrovisores del XQ es protegerlos permitiendo que se plieguen en caso de caída con lo que evitaremos los “siete años de mala suerte” y un gasto en nuestro bolsillo. El espacio principal de carga bajo el asiento permite alojar un casco integral y aún queda espacio por delante de él para otros objetos de menor tamaño, como los guantes por ejemplo. Si quieres guardar dos cascos debes emplear cascos abiertos-demiJet.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
No podía faltar el buen detalle de la iluminación del espacio principal de carga bajo el asiento. Proporciona mucha luminosidad para buscar en el interior cualquier pequeño objeto en el garaje o en lugares oscuros. Otro detalle que aporta elegancia es el hidráulico que mantiene abierto el asiento (como los portones de los coches). El anclaje inferior se encuentra adelantado para permitir el acceso por el lado derecho. Daelim tiene por costumbre posicionar la batería en la parte delantera del hueco para el casco justo detrás de la bisagra del mismo. Se debería buscar otra ubicación ya que resta espacio de almacenamiento.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
El cuadro de instrumentos falla a nivel estético. Si bien reúne mucha información, abusa de elementos decorativos y cifras pequeñas que no facilitan la lectura de reojo. Se puede elegir entre 7 colores diferentes para su retroiluminación. El fondo del hueco para el casco emplea una alfombrilla de terciopelo que protege el contenido. Para la dotación de herramientas no se ha buscado una ubicación específica y terminan rodando por el interior. La dotación de herramientas es bastante completa. La compone el obligado destornillador de puntas plana y estrella con la llave de bujías, 3 llaves fijas (con 6 medidas diferentes) y el práctico gancho para regular la precarga de los amortiguadores.
Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D Daelim XQ 125 D
El XQ también se apunta a emplear manetas regulables en apertura al manillar. Se ajustan en cuatro posiciones mediante una ruleta, sin necesidad de emplear herramientas. Un punto a favor de la ergonomía. Retirando la alfombrilla del fondo del hueco del casco aparece una trampilla sujeta por un tornillo de estrella que da un acceso completo al sistema de alimentación: cuerpo de mariposa, cable del acelerador e inyector. El bastidor del XQ está muy bien reforzado en la zona de la pipa de la dirección donde confluyen los dos tubos principales del bastidor y un tercero que se apoya en la estructura del travesaño central que esconde el depósito.

El detallazo

Daelim XQ 125 D

Hay poco scooters del mercado de 125 cc que puedan presumir de contar con un faro Full-LED, y el nuevo XQ es uno de ellos. El alumbrado de este tipo ofrece una luminosidad similar a la de las bombillas halógenas pero con la ventaja de que son prácticamente infundibles y que consumen muy poca electricidad, lo que se traduce en menor freno para el alternador y, como consecuencia, para el motor. La particularidad del faro del XQ es que emplea dos focos Full-LED y no uno sólo como lo hace el resto de los modelos. Cada foco incluye su unidad LED para luces cortas (siempre encendidas en la parte superior) y otra complementaria para las largas. Además el XQ no emplea ni una bombilla incandescente: incluso los testigos del cuadro de instrumentos son LEDs.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,27 s (50,4 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,42 s (62,2 km/h)
Aceleración 0-400 m 22,20 s (89,3 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 44,72 s (99,0 km/h)
Aceleración 0-100 km/h 53,40 s (1.240 m)
Velocidad máxima 104,2 km/h
Consumo 3,68 l/100 km
Autonomía 326 km
Peso total lleno 185,2 kg
Reparto tren delantero 43,3%
Reparto tren trasero 56,7%

Presencia
Comportamiento
Precio
Diseño cuadro de instrumentos
Estriberas pasajero fijas
Solo 1 casco integral/2 abiertos

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES del Daelim XQ 125 D

Rivales directos Daelim S3 125 ABS
Daelim XQ 125 P
Honda Forza 125
Kymco Grand Dink 125
Kymco Super Dink 125
Peugeot Satelis 125
Suzuki Burgman 125
Sym Symphony ST 125
Sym Joymax 125
Yamaha X-Max 125

Related Article