• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – AC
  • Autor acción – Marta de la Cuadra
  • Fecha – 01/04/2018

Lo único que te va a sonar de antes es su denominación Besbi que la marca surcoreana recupera para este scooter “vintage” completamente nuevo, y que como tal estrena absolutamente todo: desde una mecánica de aire forzado con dos válvulas que parte de cero para cumplir con la Euro 4 y futura Euro 5, pasando por un bastidor de mayores dimensiones y terminando por un acertado diseño con unos trazos estilizados y vanguardistas que hacen un guiño al pasado. Y todo ello aderezado por un precio excepcional, 1.995 €, con baúl y seguro por un año.


Daelim Besbi 125 Euro 4 El Besbi de Daelim fue todo un referente en el segmento de los scooters “retro”: imagen simpática, manejable, fiable y sobre todo económico tanto de adquisición, como de mantenimiento y consumo. Una serie de buenas virtudes que le impulsaron a ser uno de los scooters más vendidos en su segmento. Sin embargo, su dilatada presencia en el mercado sin apenas renovaciones estéticas le hizo pasar al final casi desapercibido.

Daelim Besbi 125 Euro 4

Y cuando llega la renovación, Daelim opta por materializarla con la denominación de Aroma, sin conseguir el tirón de su predecesor.

Ahora, la marca surcoreana decide hacer “borrón y cuenta nueva” planificando un scooter “retro” desde cero pero haciendo referencia en el nombre a gloriosas épocas pasadas vividas con el Besbi. El motor no tiene nada que ver con lo fabricado hasta el momento; pensando en cumplir la Euro 4 y con la vista en el 2020 con la €5, se diseña una nueva mecánica que sólo conserva las medidas internas de carrera larga del Aroma (52,4 x 57,8 mm) aunque con todo lo necesario para aumentar su eficiencia al máximo: mínimas fricciones con apoyos de balancines en árbol de levas por rodamientos de bolas, engranajes de la reductora en diente recto, piezas en movimiento de mínimo peso para reducir las inercias, sistema de recuperación de vapores de gasolina y aceite, inyección electrónica firmada por la compañía norteamericana Delphi… Al final, este nuevo propulsor rinde 9 CV a 8.000 rpm y con un vigoroso empuje de 8,6 Nm a 6.000 rpm, mucho mejor sobre el papel que el del Aroma €3 que entregaba 8,4 CV a menos régimen en unas condiciones más benévolas. Del motor ya sacamos una valoración muy positiva en la prueba del “rueda alta” Daelim S16 125 con el que comparte el motor.

En cuanto a bastidor, se abandona el concepto de “bajo y largo” con ruedas de 12-10 pulgadas por un bastidor calzado con ruedas de 12 en ambos ejes y mayor envergadura en beneficio de la ergonomía. Así mismo, también se abandona el tándem disco-tambor por una frenada con discos en ambos ejes (curiosamente el trasero es mayor que el delantero: 205 frente 190 mm) con funcionamiento combinado a través de la maneta izquierda.

Daelim Besbi 125 Euro 4

Y todo ello se viste con un acertado diseño de trazos estilizados y fluidos de lo más actuales con guiños al pasado por la presencia de abultamientos laterales que recuerdan a los cófanos de los scooters clásicos, o las tirillas antideslizantes de goma para que no se resbalen los pies, el manillar con faro redondo y el tablero de instrumentos con reloj velocímetro analógico tradicional, aunque acompañado de una pantalla digital LCD. Esos toques clásicos contrastan también con un piloto trasero y los intermitentes iluminados por LEDs que quedan completamente enrasados con la superficie de la carrocería para dar más sensación de continuidad y limpieza del diseño, complementado por un baúl trasero en el mismo color.


A bordo

Daelim Besbi 125 Euro 4

El nuevo Besbi es muy voluminoso y eso repercute en la altura del asiento que se eleva a 790 mm del suelo. Es cierto que son casi 6 cm más que lo que daba su predecesora, pero se llevan muy bien gracias a que se estrecha el asiento en la punta delantera y facilita “hacer pies” para los menos altos. Lo bueno es que, cuando los subes a las plataformas, no vas en cuclillas con las rodillas por encima del culo como ocurría en los primeros Besbi sino que las piernas caen del asiento como en los monovolúmenes; realmente es muy cómodo y tiene una gran habitabilidad incluso para los candidatos a la NBA situando el salvapiernas “a kilómetros” de las rodillas. Mucha amplitud que hubiese dado de sobra para ofrecer una guantera central con mucha capacidad.

Daelim Besbi 125 Euro 4

El manillar queda alto, más cerca del pecho que de la cintura pero sin problemas de adaptación. Tiene 670 mm de ancho (menos incluso que la Aroma) y eso facilita callejear con agilidad entre coches sin miedo a golpear sus retrovsiores. También pone de su parte un centro de gravedad bajo para cambiar de dirección con insinuaciones de la cintura.

Respecto al motor volvemos a repetir los elogios que ya le dimos en el S16: muy enérgico. Responde de inmediato a cualquier golpe de gas e iguala técnicamente las buenas aceleraciones que registramos con el S16 pero registrando una velocidad máxima real 4 km/h más alta, 96,6 km/h (los anteriores Besbi y Aroma se quedaban en unos 85 km/h), y eso se agradece cuando haces alguna escapada de cercanías fuera de la ciudad. Incluso nos atreveríamos a decir que se le podía sacar un desarrollo más largo para carretera sin sacrificar demasiado la buena aceleración que tiene a la salida de los semáforos. Es fácil alcanzar su velocidad máxima y con ligera cuesta abajo notas que entra en acción un corte de encendido para no ir tan revolucionado.


Linea de tierra

Daelim Besbi 125 Euro 4

Si en el S16 valoramos el calzado CST, en este Besbi no nos ha dejado del todo satisfechos, sobre todo porque el delantero (al menos en la unidad de prueba) se desequilibró y mostraba un incómodo bacheado a velocidades altas. Sí que pudimos probarlo en esta ocasión con lluvia, y no dan demasiada confianza; en seco tienen un pase.

Y en lo que respecta a suspensiones, volvemos a repetir el mismo veredicto que en el S16: bien por la horquilla delantera pero mal por su único amortiguador posterior de tacto granítico con recuperación en extensión demasiado seca y sin posibilidades de “ablandarlo” un poco ya que el ajuste de la precarga viene de serie en su posición más “suave”.

Daelim Besbi 125 Euro 4

Las dimensiones de la ruedas (12 pulgadas) no dan para ofrecer discos voluminosos como los de la rueda alta del S16, tan sólo un diminuto disco delantero de 180 mm acompañado de un trasero de 205 mm, curiosamente más grande que el delantero. En la práctica, y a pesar de su reducido tamaño, cuentan con muy buena potencia y dosificación, agradeciéndose que equipen latiguillos de trenzado metálico menos propensos a que se hinchen y falseen el tacto como los de goma.

En definitiva, Daelim vuelve a ofrecer su “efecto” de dar calidad por un precio contenido (justo por debajo de los 2.000 €) con seguro por un año gratuito y, además, con una estética de lo más agraciada.


En compañía

Daelim Besbi 125 Euro 4

La energía de su nuevo propulsor da para afrontar los desplazamientos a dúo sin complejos de quedarse atrás en las salidas, incluso con acompañantes de peso. La gran envergadura también se traduce en ofrecer un asiento lo suficientemente largo para dos plazas XXL. La dificultad para acomodarse la pone el baúl trasero que impide pasar una pierna al otro lado por detrás, pero una vez sentados, los pies descansan en unas estriberas que se abren automáticamente al pulsar un botón (sin agacharse) con asideras de varilla integradas en la parrilla que soporta el baúl, y el detalle del respaldo acolchado.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

 

Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
Delante se cuenta con un diminuto freno de disco de 180 mm, aunque bastante potente mordido por una pinza de tres pistones para el funcionamiento combinado: el pistón central, más pequeño, se acciona junto con la pinza trasera a través de la maneta izquierda. El motor es de nueva factura, y ya tuvimos un primer contacto con él a través del S16. Conserva las medidas de diámetro por carrera pero todo es nuevo para cumplir con pocos cambios con la €5 y conseguir la máxima eficiencia de funcionamiento. La pata de cabra o caballete lateral complementa al central en los aparcamientos rápidos. Es de las buenas, de las que no se recogen sólas, disponiendo de un interruptor que corta el encendido cuando se encuentra extendida.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
Detalle de scooter Premium con precio más caro: las estriberas del pasajero se despliegan automáticamente al pulsar el botón. No hay que agacharse, y resulta más higiénico al no utilizar las manos. El pedal de arranque no se ha extinguido. Ahí sigue en el nuevo motor de Daelim. Una oportunidad cuando la batería está agonizando y no tiene suficiente carga para el motor de arranque pero sí para la electrónica de la inyección. El detalle de las “branquias” en la parte superior de los falsos cófanos es pura cosmética y ejercicio de diseño ya que están cegadas y no sirven para ventilar el interior del cuerpo central de la carrocería. Los cantos están cromados para dar más clasicismo.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
La imagen del manillar con el pequeño y potente faro redondo y los abultamientos en la zona de los intermitentes le dan una personalidad propia al nuevo Besbi. Los intermitentes quedan a ras de las cubiertas del manillar. La tira cromada que cruza en horizontal el escudo frontal en su parte inferior, colabora a dar ambiente “retro”. En su parte central hace de calandra “chata” para el claxon. El logotipo de Besbi se mantiene sin cambios. Ambas llantas son de 12 pulgadas en contra de la tendencia anterior de utilizar rueda trasera de 10 pulgadas combinada con delantera de 12. La llanta en negro, cuenta con diez palos y el neumático CST no daba demasiada confianza en mojado.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
El “caracolillo” por el lado derecho del motor da a entender que nos encontramos ante una mecánica con refrigeración por aire forzado. El colector del escape incorpora esa sonda lambda para controlar el contenido de oxígeno y controlar la inyección. No hay semibasculante por el lado derecho ni su correspondiente amortiguador. Eso, y el compacto tamaño del silenciador de escape le permite ir bien recogido, aunque para evitar quemaduras se dispone de ese protector cromado. El piloto trasero así como los intermitentes traseros se iluminan a través de una matriz de diodos LED con la particularidad de que sus tulipas transparentes se enrasan con la superficie de la carrocería.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
La piña derecha no se reduce al botón de arranque sino que incorpora además el interruptor de intermitentes de emergencia (“Warning”) y, en el centro, el interruptor cortacorrientes. Más quisieran disponer de ello otros scooters de superior precio. Los mandos de la piña izquierda son los habituales: los conmutadores de intermitentes y luces largas-cortas con posición de ráfagas, y el botón del claxon. No dispone de contrapesos en los extremos del manillar, son abultamientos de goma de la empuñadura. Los espejos retrovisores son sencillos pero efectivos. De forma redonda y con mástil por varilla, está completamente cromado disponiendo de un guardapolvos de goma en su unión con la bomba de freno.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
Tampoco falta el gancho portabolsas. Es de los que se recogen para no engancharse con la ropa. Se debería situar algo más arriba para que las bolsas o bolso queden colgados sin tocar en la plataforma. La cerradura de contacto es sencilla, sin sofisticados obturadores. Pero eso sí, cuenta con apertura del asiento centralizada. Solución más cómoda ya que no habrá que sacar la llave e introducirla en una cerradura lateral. Las tirillas antideslizantes de goma son un detalle muy de scooters clásicos. Sin embargo no se ha dispuesto de ninguna alfombrilla sobre el pequeño abultamiento central (plataforma casi plana). Eso sí, la pintura aguanta bien los roces del calzado.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
De serie incluye un baúl con tapa superior a juego con la carrocería. En su interior no cabe un casco integral y la llave de la cerradura es diferente a la del contacto, lo que obliga a llevar dos llaves. La tapa superior del baúl tiene cierto juego vertical que se traduce en una orquesta de ruidos en marcha. Bajo el asiento cabe un casco integral y hubiese sido más práctico invertir su coste en una guantera central. El único amortiguador del Besbi se encuentra muy escondido detrás de la carrocería y la caja del filtro del aire. El tarado del muelle es extraduro y, como se puede ver por la posición de la precarga, no se puede ablandar más.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
El cuadro de instrumentos combina un velocímetro analógico (aunque de funcionamiento electrónico) con una pantalla digital. Sin embargo, la información es escasa e incluso se duplica la lectura del velocímetro. Se echa en falta un reloj horario. Levantando el asiento se descubre un generoso espacio para guardar el casco y, detrás de él, el depósito de gasolina con capacidad para 6 litros. Fíjate en la posición baja de la bisagra para acceder más fácilmente al casco. Así queda un casco integral bajo el asiento. Lo suficientemente holgado para sacarlo sin dificultad e incluso para guardar a su alrededor otros objetos más pequeños como los guantes. Ni siquiera hay que forzar el cierre del asiento.
Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4 Daelim Besbi 125 Euro 4
La parte delantera del baúl integra un acolchamiento que sirve de respaldo para nuestro acompañante. Fíjate también en la parrilla de varillas que soporta al baúl y que integra unas asideras laterales para agarrarse. La dotación de herramientas es sencilla pero puede sacarnos de un apuro. Incorpora una llave de bujías, llave fija de 10-12 mm, destornillador plano-estrella con su mango y una llave allen. No se dispone de un compartimento especial para guardarlas. En el interior del travesaño o abultamiento central se encuentra el alojamiento de la batería y los dos fusibles, ocultos tras una tapa sujeta por dos tornillos de estrella. La ventana de detrás da un acceso algo difícil a la bujía.

El detallazo

Daelim Besbi 125 Euro 4

Sorprende encontrarse en un scooter de precio “Low cost” con detalles más propios de un modelo Premium. Es el caso, por ejemplo, del alumbrado por matriz de diodos LED presente en los cuatro intermitentes en el piloto trasero-luz de freno. Dispone de buena intensidad para ser visto a distancia, por sus características, es prácticamente imposible que se fundan (incluso si se funde alguno, siguen funcionando el resto de los diodos de la matriz) y su bajo consumo eléctrico no “frena” el alternador repercutiendo en el consumo de combustible. Todo el alumbrado del scooter, incluyendo el faro, no se ilumina a no ser que esté en marcha el motor para preservar la carga de la batería.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 5,37 s (49,6 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,60 s (60,6 km/h)
Aceleración 0-400 m 22,93 s (84,9 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 46,58 s (93,2 km/h)
Aceleración 0-100 km/h NO LLEGA
Velocidad máxima 96,6 km/h
Consumo 2,92 l/100 km
Autonomía 205 km
Peso total lleno 118,6 kg
Reparto tren delantero 36,2%
Reparto tren trasero 63,8%

Relación precio/calidad
Motor enérgico
Diseño acertado
Baúl trasero poco práctico
Sin reloj horario
Suspensión trasera dura

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES del Daelim Besbi 125 Euro 4

Rivales directos Keeway Zahara 125
Kymco Like 125
Peugeot Django 125
Sym Fiddle III 125
Vespa Primavera 125
Vespa Sprint 125
Vespa GTS 125
Yamaha D’elight 125

Related Article