• Autor del texto – Antonio Cuadra
  • Autor de fotos – AC
  • Autor acción – Álex Ruiz
  • Fecha – 02/09/2018

De los muchos integrantes de la familia retro de Hanway, esta Raw Café (a secas) representa el modelo más básico y, lógicamente, se ofrece al precio más asequible justo por debajo de los 1.800 euros. Pero no por eso es la peor de la gama, todo lo contrario, es una de las mejores representaciones de las 3 “B” en el mercado, con una excelente relación calidad/precio, muy urbana, y además resulta muy adecuada para estrenarse en el mundo de la convalidación “con marcha”.


Hanway Raw 125 E4 Después de haber probado la Keeway RKS E4, y ahora esta Hanway Raw Café 125 podría parecer que tenemos cierta debilidad por las motos económicas. Lo cierto es que apreciamos cualquier modelo de 125 cc que se venda en el mercado español, y procuramos que Moto125.cc sea un punto de referencia en esta cilindrada probándolos a fondo aunque a veces nos resulte imposible porque la marca no dispone del modelo que le pedimos para probar.

Hanway Raw 125 E4

Pero lo que más apreciamos a la hora de probar una moto es su valor, lo que te dan por el dinero que cuesta y cómo va, esa relación calidad/precio que es difícil de medir pero que hay veces que salta a la vista y se nos enciende el testigo de “buena adquisición”. Y con esta Raw Café de Hanway nos ha vuelto a pasar. Obviamente lo primero que llama la atención es su precio, justo debajo de los 1.800 euros (1.795 €), cuando el siguiente escalón de la gama, la Café Racer, cuesta casi 2.000 € (1.995 €). Es lógico que con 200 € de diferencia surja una cierta desconfianza que se puede justificar por otro nivel de componentes más caro como es la horquilla invertida, el mismo escape cromado en lugar del negro, los semimanillares, el reloj cuentakilómetros digital con más información… Cierto que también tiene un precio competitivo a otro nivel, pero lo importante es que la base bastidor, motor, frenos de disco combinados, doble dotación de caballete, depósito y asiento, … es la misma. Y si lo que quieres es una moto para dar tus primeros pasos en el mundo de las 125 con marchas y no necesitas presumir de equipamiento especial pues la Raw Café es la tuya y te ahorras un dinerito.

En lugar de esos extras, nos encontramos en la Café con una horquilla telescópica de las toda la vida, es más, son las que montaban las motos de los años 50 a las que hace referencia ese diseño ‘vintage’ o retro. Incluso monta fuelles de goma que no vienen nada mal para proteger las barras del paso del tiempo por la humedad y polvo, como también los retenes y guardapolvo de la parte superior de las botellas. En lugar de los semimanillares encontramos un manillar de simple tubo pero dotado de contrapesos en los extremos, y el velocímetro pues también como el de toda la vida: analógico de funcionamiento mecánico pero con una pequeña concesión a la modernidad por un display en el que aparece la marcha engranada; no nos ha gustado que la escala principal esté en millas/hora (la interior, más pequeña, está en km/h y también en km los dos cuentakilómetros) y que no disponga de un nivel de gasolina (sí de un testigo de reserva que no llega a ser lo mismo). En este sentido, la primera Raw €3 que probamos aquí lo resolvía con un reloj más pequeño a la derecha del principal.

Hanway Raw 125 E4

Y ya que recordamos aquella primera versión impulsada por un motor Yamaha-Jianshe, comentar que ahora se monta un propulsor tipo Honda CBF de carácter no tan rabioso pero sí más enérgico y rápido, como veremos más adelante, y menos contaminante (€4). Precisamente el €4 le ha sentado muy bien a la Raw Café y no sólo por el motor como hemos comentado, sino también al sustituir el tambor posterior por un potente disco trasero que se combina con un disco delantero de mucho mayor diámetro (300 mm frente a los 220 mm anteriores), y unificar el calzado de balón ancho con el del resto de la gama.


A bordo

Hanway Raw 125 E4

No sólo es bajo el precio de la Raw Café, sino también la altura de su asiento a tan sólo 730 mm sobre el suelo. Es imposible que nadie, por bajito que sea, que tenga que llegar al suelo de puntillas; es más, lo que hemos experimentado nosotros con tallas “estándar” es que llegas al suelo apoyando firmemente las dos plantas de los pies y, además, flexando las piernas. Fantástico para el que empieza porque esa sensación da mucha confianza y control, sobre todo “trialeando” entre coches parados ya que puedes ayudarte a mantener el equilibrio (a baja velocidad no funciona el efecto giroscópico que te mantiene mágicamente estable sobre dos ruedas) “remando” con los pies.

Pero ahí no acaba lo bueno. Una vez que inicias la marcha en la Raw Café y subes los pies en las estriberas no te encuentras encogido como ocurre en otras motos bajitas. La postura es realmente cómoda, con los pies bajos y un pelín adelantados; el manillar pone también su contribución con una altura adecuada para llevar la espalda erguida y conducir disfrutando de un paseo o con el rádar puesto en conducción urbana.

Hanway Raw 125 E4

La configuración baja del bastidor, dimensiones compactas y bajo peso y centrado a baja altura (122,3 kilos en nuestra báscula con su generoso depósito de 11,5 litros lleno) te aporta una agilidad increíble. Está claro que su hábitat natural es la ciudad y en ella planta cara a los scooters como medio ideal de desplazamiento. Pero tampoco le hace ascos a salir por carretera con la limitación de una velocidad máxima real que sobrepasa por poco la barrera de los 100 km/h: 104,4 km/h que se corresponden con 115 de velocímetro.

El motor, como ya te hemos comentado antes, no tiene la alegría de su predecesor funcionando a altas revoluciones, pero sí que acelera con decisión (y la telemetría lo confirma) con una suavidad de funcionamiento exquisita y un consumo de risa sin ningún trato económico: 2,52 litros a los 100 km que te permitirían recorrer sin repostar 457 km.


Linea de tierra

Hanway Raw 125 E4

Al unificar componentes con el reto de las Raw, también sale beneficiado el calzado. Antes se montaban unos neumáticos estrechos casi de bicicleta con balones de 90/90 y 120/80 sobre llantas de 18 y 16 pulgadas, y ahora se emplean medidas más de moto de asfalto (ambas llantas de 17 pulgadas) con neumáticos mucho más anchos: 110/70 y 130/70. La mayor huella en contacto con el suelo repercutirá en pérdidas de rodadura “frenando” ligeramente las prestaciones, pero compensa con creces en seguridad, aparte de que el neumático de perfil bajo (/70) te permitirá disfrutar de una carretera de montaña con cierta deportividad. El dibujo de los Kingston no tiene ese tallado deportivo habitual; sin embargo dan bastante confianza en seco, y aunque en mojado no la hemos probado, sí que lo hicimos con ocasión de la Raw SR Chrome E3.

Hanway Raw 125 E4

Las suspensiones convencionales, pese a ser económicas, cumplen su cometido, con una horquilla de tarado correcto e incluso tirando a duro, y unos amortiguador con doble paso de muelle, cuyo tramo blando se acaba enseguida (y más cuando se endurece la precarga) dominando el tramo duro.

Por frenos va más que sobrada (de nuevo por las ventajas de la unificación). Si antes, la Raw se conformaba con un disco delantero de 220 mm y un tambor, ahora se va a lo máximo que puedes encontrar en una 125 cc: un disco delantero de nada menos que 300 mm con pinza de triple pistón y otro trasero de 220 mm con pinza de simple pistón con funcionamiento combinado y contribución delantera suave a través del pedal. Se dosifican muy bien.


En compañía

Hanway Raw 125 E4

El asiento (otro de los detalles que cambian, ahora con un mullido más cómodo) acoge justito por longitud a un pasajero. A nuestro acompañante le será fácil acomodarse en la parte de atrás dada la baja altura de la Raw, descansando los pies en unas estriberas bien posicionadas. Pero para agarrarse será más cómodo hacer a la base del asiento-tubos del bastidor, porque la asidera central posterior obliga a llevar los brazos hacia atrás resultando algo incómodo.


Con lupa

Haz click sobre la imagen para ampliar

 

Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
La horquilla delantera es muy sencilla pero cumple su cometido. Los fuelles de goma tienen dos funciones: proteger sus barras así como los guardapolvos y retenes, y estéticamente hacer creer que las barras son de mayor sección. El motor deriva del Honda CBF de carrera larga que le da un tacto más tranquilo con funcionamiento útil a bajas y medias revoluciones. Es un motor con un cambio de marchas muy preciso t de funcionamiento ultrasuave. La transmisión secundaria por cadena mejor no tocarla a nivel de desarrollos. Dispone de un cubrecadenas muy envolvente que comienza desde la tapa que cubre el piñón de ataque.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
Los amortiguadores hidráulicos son sencillos. Disponen de precarga de muelle en cinco posiciones y muelle con dos tramos de tarado. El superior con las espiras más juntas aporta una suspensión blanda con un recorrido que se acaba enseguida. Bien por la punta articulada de la palanca de cambio que te ahorrará más de un disgusto si tu moto se cae, pero mal porque es corta y te la clavas en el calzado al hacer uso del cambio. La bomba de gasolina no se encuentra como suele ser habitual en el interior del depósito (sumergida por la propia gasolina) sino que se encuentra por fuera lo que facilita su acceso. Todos los tubos de gasolina están protegidos por ese muelle que los envuelve.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
La tapa lateral izquierda cuenta con una cerradura unificada con la del contacto. Desmontándola se da acceso a la batería, fusibles y conector OBD para enchufar la herramienta de diagnóstico del sistema de inyección. Justo debajo de la batería se encuentra la caja donde se guardan las herramientas. Su destornillador de estrecha lo necesitarás para aflojar un tornillo y acceder al interior de la tapa del otro lado. Las estriberas del pasajero son idénticas a las del piloto con mucha goma para filtrar las muy escasas vibraciones que produce el motor. Van fijadas al bastidor por ese tirante de doble tubo pero no cuentan con un tope para que el pie no se cuele dentro.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
Justo detrás del asiento del pasajero se encuentra este asidero central que no es muy adecuado para que el pasajero se sujete pero sí para maniobrar la moto en parado y subirla al caballete central. El faro es de diseño clásico con un cerco cromado y cristal completamente transparente que deja ver la bombilla halógena principal y la más pequeña de posición. Los intermitentes –tipo bala- emplean tulipas anaranjadas. La rueda delantera emplea llanta negra para resaltar el grueso balón del neumático, aunque al ser de radios se recurre a una cámara anterior. El neumático es de la marca Kingston y no va nada mal.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
El motor de origen Honda CBF, por el lado derecho del embrague, ha sido adaptada a un sistema de inyección Delphi norteamericano, responsable de su bajo consumo y suavidad. Justo a la salida de la culata se puede ver la sonda lambda. El inyector (a la derecha de la imagen) introduce la gasolina justo en la tobera de admisión. Detrás (a la izquierda) vemos dos sensores conectados al cuerpo de mariposa, uno de ellos entrega la posición del acelerador a la ECU. El pedal de freno controla el freno trasero y uno de los tres pistones de la pinza delantera para conseguir el efecto combinado. La bomba que acciona el pedal se encuentras tras la tapa agujereada.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
El depósito del líquido de frenos de esa bomba se encuentra muy separado de ella junto al anclaje superior del amortiguador derecho, donde se puede controlar más fácilmente el nivel y su reposición. El escape es de una pieza: colector y silenciador. Con forma de megáfono a la vieja usanza está pintado en anticalórica negro mate. No tiene el acabado cromado que exhiben sus hermanas de alta gama. Otra importante mejora que incorpora la Raw básica es la sustitución del tambor trasero por un disco trasero de 220 mm. Como debe ser, dando ejemplo a otros modelos de motos y scooter de mayor precio.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
La piña derecha tan sólo reúne dos mandos: el cortacorrientes y el botón de arranque. Hubiera estado bien que el hueco del interruptor de luces se aprovechara para unos intermitentes de emergencia. La piña izquierda está más completa con los mandos habituales incluyendo por delante el gatillo de ráfagas. Pese al concepto básico del vehículo y su sencillo manillar de tubo, se dispone de contrapesos en los extremos. Los espejos retrovisores tienen un aspecto sencillo, como lo que se llevaba hace más de medio siglo, pero resultan muy eficaces para enterarte de lo que ocurre a tus espaldas. Dispone de guardapolvo en su base inferior y articulación protegida.
Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4 Hanway Raw 125 E4
Imperdonable que la escala principal del velocímetro esté en millas por hora. Afortunadamente los cuentakilómetros parcial y total están en km. La única “modernidad” la encontramos en el indicador de marcha engranada. El piloto trasero es elíptico y emplea una bombilla convencional en lugar de la matriz de LED que emplean sus hermanas Raw de superior precio. Otro detalle a valorar son los guardabarros de chapa. No es buen ejemplo que el tapón del depósito de gasolina no disponga de bisagra y será fácil que se nos caiga al suelo en los repostajes. Fíjate que la boca de llenado está desplazada ligeramente a la derecha pensado para repostar con el caballete lateral.

El detallazo

Hanway Raw 125 E4

Por lo general, un modelo básico de una gama recurre a prescindir de elementos que sí los equipan las versiones Premium. Como ya hemos visto en la prueba, no es la filosofía de la Raw Café, ya que en ese sentido se entrega con un completo equipamiento. Un buen detalle y ejemplo de lo que decimos son los neumáticos más anchos y los frenos sobredimensionados de disco. Pero como tenemos que destacar uno en concreto para este apartado nos decantamos por el caballete central: un elemento que aporta mucha más estabilidad en parado que el caballete lateral (por cierto, con interruptor cortacorrientes y que no se pliega solo) y que permite calentar la moto a ralentí cuando la arrancamos por la mañana para que el aceite motor llegue a todos los puntos de engrase, sobre todo a los accionamientos de válvulas. Desgraciadamente, como ocurre en muchos modelos, con la pata de cabra extendida no podemos dejar la moto aparcada y calentándose.


Prestaciones con nuestro equipo de telemetría

Aceleración 0-50 m 4,99 s (52,3 km/h)
Aceleración 0-100 m 8,03 s (65,0 km/h)
Aceleración 0-400 m 21,46 s (91,1 km/h)
Aceleración 0-1.000 m 43,78 s (100,0 km/h)
Aceleración 0-100 km/h 43,50 s (992 m)
Velocidad máxima 104,4 km/h
Consumo 2,52 l/100 km
Autonomía 457 km
Peso total lleno 122,3 kg
Reparto tren delantero 45,7%
Reparto tren trasero 54,3%

Precio/calidad
Equipamiento
Altura del asiento
Escala del velocímetro
Asideras pasajero
Tapón sin bisagra

Ficha técnica/ Equipamiento/ Precio/ Galería Imágenes


 Ver FICHA TÉCNICA/EQUIPAMIENTO/PRECIO/IMÁGENES de la Hanway Raw 125 E4

Rivales directos Honda CB125F
Keeway RKS 125
Mash Black Seven 125
MH NKZ 125
MH Revenge 125
Orcal Astor 125
Rieju Strada 125
Yamaha YS 125

Related Article