• Autor del texto – Fortunato J, Sanz
  • Fecha – 3/8/2017

Esa rebaba, ese borde cortante, esa imperfección, ese trocito que sobra y no es posible de cortar, o esa pieza especial que necesitamos hacer, a buen seguro necesitarán de un limado para quedar perfectas para su uso posterior. Limar parece fácil y lo es, aunque delicadeza y paciencia son imprescindibles para conseguir la pieza perfecta.


Herramientas mecánica En muchas operaciones sobre las piezas, nos quedarán imperfecciones que deberán eliminarse. Por ejemplo, después de cortar una pieza, nos quedarán rebabas en el corte y bordes afilados que será conveniente eliminar y suavizar. En otras ocasiones, necesitaremos darle una forma especial a una parte de la pieza, redondeada o afilada por ejemplo, o eliminar una parte tan pequeña que no sea posible serrarla. En todos estos casos la mejor opción será usar una lima.

Una lima actúa arrancando pequeñas virutas de material, con lo que, en sucesivas pasadas, podremos conformar la forma deseada en la pieza, debiendo comprobar la progresión del limado frecuentemente para evitar excedernos en el rebaje y echar a perder la pieza. Su uso más habitual es sobre piezas metálicas, sobre todo metales duros, y para cada caso concreto disponemos de limas con diferentes formas y perfiles para adaptarse a la forma deseada.

Otra opción para rebajar o desbastar partes de una pieza de material duro es usar taladros provistos de muelas, que son pequeñas piezas, generalmente de óxidos de aluminio, acopladas a un vástago para que, a modo de broca y con sus diferentes formas, nos permitan ajustarnos a prácticamente cualquier perfil y forma deseada, aunque con menos delicadeza que con una lima y desgastándose también ellas mismas. Y cuando nos enfrentemos a piezas de materiales blandos, las lijas serán la solución ideal por su flexibilidad y menor grado de desbaste, pero esto lo veremos más adelante.

Afortunadamente, limar presenta poco riesgo para nuestra seguridad, aunque alguno existe; así que unos guantes siempre son bienvenidos para evitar rozaduras en la piel o clavárnosla si es puntiaguda, además de precaución para que las virutas metálicas no terminen en nuestros ojos al limpiar la pieza.

Partes de una lima

Una lima es una barra de acero templado en cuya superficie se han tallado pequeños dientes a modo de mini-cuchillas cortantes, que se conocen como picado de la lima. En uno de sus extremos está la cola o espiga, cuya misión es fijar la lima a un mango para sujetarla sin riesgo de clavárnosla en la mano. Después, nos encontramos con el talón, que es la parte donde termina la cola y empieza el cuerpo de la lima, con el que se realiza realmente el limado ya que contiene el picado, finalizando el cuerpo en la cabeza de la lima. Tanto el cuerpo como la cabeza pueden presentar diferentes formas para adaptarse a distintos tipos de superficies; incluso el canto de la lima dispone de dientes en algunas ocasiones. Los mangos pueden ser de madera o de plástico y presentar diferentes formas y longitudes.

Herramientas mecánica Herramientas mecánica

Tipos de picado

Podemos encontrar limas con picados simples y con picados dobles, para así adaptarse mejor a las durezas de cada material, lo que también determinará el grado de rugosidad de la lima. Cuanto más blando sea el material, se requerirá un mayor espaciado del picado para facilitar la evacuación de las virutas desprendidas sin que se queden alojadas entre los dientes del picado, taponándolos y dejando la lima prácticamente inservible. Así, para metales duros, serán más apropiadas las de doble picado y simple para los blandos, como hemos comentado. Esto es para materiales metálicos; para madera o plástico existen unas limas denominadas escofinas, que presentan dientes más alejados e independientes unos de otros para evacuar mejor las virutas fibrosas.

Herramientas mecánica Herramientas mecánica
Picado simple
El picado simple consta de tallas dispuestas paralelamente entre sí y realizadas con un ángulo de inclinación de 60º a 75º respecto del canto de la lima. Existen limas especiales con este picado, pero con las tallas en forma de arco y con ranuras rompevirutas añadidas para conseguir una evacuación óptima de los materiales arrancados.
Picado doble
El doble picado presenta dos series de tallas, cada una de ellas también dispuesta paralelamente entre sí, pero en este caso una presenta una inclinación de 40º a 45º respecto a uno de los bordes y la otra de 75º a 80º, de tal manera que ambas series de tallas quedan cruzadas transversalmente, creando así un mayor número de dientes.

Grados de corte

Herramientas mecánica  El grado de corte de una lima es el número de dientes que tiene por cm2 e influye en su capacidad de arranque de material y en la calidad del acabado, ya que cuantos menos dientes posea, más irregulares y rugosas quedarán las superficies limadas y viceversa. Según el grado de corte se pueden diferenciar tres tipos de limas: las bastas con 8 dientes por cm2 adecuadas para una eliminación rápida del metal, las semifinas con 12 dientes por cm2 que realizan una mediana eliminación de material y las finas con 16 o más dientes por cm2 adecuadas para acabados delicados. Como norma general, usaremos una lima basta si necesitamos arrancar más de medio milímetro de material, continuando con una lima semifina para alisar la superficie o bien si necesitamos arrancar menos de medio milímetro, reservando la lima fina para las últimas pasadas de acabado y alisado o por si queremos arrancar menos de 0,2 mm de material.

Formas de las limas

Herramientas mecánica

 Para poder adaptarse a diferentes superficies existen distintas formas geométricas del cuerpo de la lima. Incluso dentro de cada tipo podemos encontrar limas con diferentes formas de la cabeza para adaptarse aún más a limados más especializados. Las de uso más común son las siguientes:
(1) Lima plana paralela para limados de superficies planas.
(2) Lima de media caña para limados de superficies planas, cóncavas y sobre ángulos menores de de 60º.
(3) Lima plana de punta, también para limados de superficies planas.
(4) Lima redonda para limados en superficies cilíndricas cóncavas.
(5) Lima cuadrada para limados en superficies planas interiores, exteriores y perfiles a 90º
(6) Lima triangular para limados sobre superficies planas y perfiles con ángulo superior a 60º
Herramientas mecánica

Consejos prácticos

Herramientas mecánica Maneja la lima con ambas manos para así dirigirla correctamente, asegurándote que el limado se efectúa con un ángulo de 90º de la lima respecto de la pieza a limar, la cual debe estar bien sujeta para un limado preciso. Unos guantes nunca vienen mal, así evitarás posibles heridas y también dejar restos de grasa o suciedad sobre la lima que embocen el picado.
Recuerda que las prisas no son buenas y sujetar la pieza con una mano mientras limas con la otra penalizará la precisión del limado. Si, además, no llevas guantes, el riesgo de heridas aumentará si se te resbala la lima o la pieza. Herramientas mecánica
Herramientas mecánica Un truco para favorecer la limpieza de la lima es aplicarle tiza antes del limado, así las virutas no se pegarán directamente a la lima y con un cepillo de púas finas aplicado en la dirección de la talla podrás limpiar de restos tus limas.
Si no te queda más remedio que limar metales blandos, como el aluminio, con limas de doble picado, no te olvides de aplicarles tiza; si no lo haces, terminarás con los huecos embozados. Herramientas mecánica
Herramientas mecánica Cuidado si usas una lima que carezca de mango; podrías clavarte la cola de la lima en la palma de la mano. Un mango cuesta poco y unos guantes también.
Si el limado lo haces sin guantes y en un ángulo de incidencia distinto a 90º cualquier resbalón de la lima sobre la pieza puede derivar en que ‘te limes’ la mano y la piel. Herramientas mecánica
Herramientas mecánica

Si no usas guantes y la lima tiene forma puntiaguda, recuerda que si resbala te la puedes clavar en la mano y que la herida se te llene de virutas de metal. Además, no te olvides de la antitetánica. ¿Necesitas más argumentos para guardar seguridad?

Otros
capítulos de
herramientas


Herramientas
Capítulo 1 – Llaves Fijas

Herramientas
Capítulo 2 – Llaves Adaptables

Herramientas
Capítulo 3 – Destornilladores, Allen y Torx

Herramientas
Capítulo 4 – Uniones Roscadas

Herramientas
Capítulo 5 – Herramientas para roscar


Herramientas
Capítulo 6 – Herramientas de sujeción

Herramientas
Capítulo 7 – Herramientas de corte

Herramientas
Capítulo 8 – Herramientas de desbaste (limas)

Herramientas
Capítulo 9 – Instrumentos de Medida

Related Article