• Autor del texto – Fortunato J. Sanz
  • Fecha – 4/8/2017

Pocas piezas de la moto podremos manipular a mano sin hacernos daño, por lo que un buen juego de herramientas es necesario para cualquier “manitas” que se precie e imperativo que sea lo más completo posible para el éxito de muchas operaciones mecánicas de envergadura.


Herramientas mecánica Es obvio que los metales son más duros que nuestra carne, por lo que para manipular cualquier tuerca o tornillo necesitamos ayudarnos con herramientas adecuadas, al igual que para acceder a sitios donde nuestros dedos no llegarían nunca. Por ello una buena dotación de herramientas se hace imprescindible ante cualquier operación mecánica o de bricolaje.

Algo importante a la hora de elegir una herramienta será la calidad del material del que está hecho. Es obvio que nunca será igual una llave de “todo a cien” que una fabricada bajo unos estándares mínimos de calidad. La clave está en las aleaciones de metales empleadas que son las que garantizarán su durabilidad y así una aleación al Cromo-Vanadio-Molibdeno dará mejores resultados y mayor duración que los “aceros inolvidables” (hierro y pizca testimonial de carbono) y calaminas que encontramos en las herramientas baratas presentes en muchos grandes almacenes y tiendas de “chinos”. Además una herramienta de mala calidad puede comprometer la pieza a manipular, producirnos daños a nosotros mismos o, en el mejor de los casos, servirán para poco más de un uso.

Existe una variedad de calidades aceptables en función del uso que vayamos a dar a la herramienta y así, si somos profesionales no escatimaremos en la calidad que usemos intensivamente, mientras que si somos aficionados, con una calidad media tendremos suficiente sin necesidad de gastarnos más de lo debido. Cualquier marca de prestigio dispone de varias gamas de calidades y precios.

Por otra parte hay muchos tipos de herramientas determinados por la función a la que están destinadas como manipular tornillos o tuercas, ajustar pares de apriete, etc., y dentro de cada tipo diversas variantes para diferentes casos concretos (zonas poco accesibles, con poco espacio de maniobra, etc.) siendo las más usadas habitualmente las llaves fijas (en sus diversas variantes) de las que nos ocuparemos en este primer capítulo.

Herramientas mecánica

Tipos de llaves fijas

Herramientas mecánica Herramientas mecánica
Llaves planas
Son las más sencillas y habituales en cualquier caja de herramientas. Sirven para tornillos o tuercas con cabezas hexagonales o cuadradas. Sus dos principales desventajas se deben a que precisan de un gran recorrido angular para acceder a la siguiente cara del tornillo y de que solo encajan sobre dos lados opuestos, por lo que el riesgo de que resbalen es alto ocasionando el redondeo de las aristas. Suelen contar con diferentes medidas en cada extremo (en milímetros o en fracción de pulgada) combinando cifras consecutivas (6-7, 8-9, 10-11, 12-13, 14-15, 16-17 y 18-19 mm) o con diferencia de dos milímetros en medidas grandes (20-22, 21-23, 24-26, 25-28, 27-29 y 30-32 mm). En las dotaciones de origen del equipamiento de una moto, se suelen combinar según la tornillería empleada para el modelo concreto (por ejemplo, 8-10 ó 12-14 mm).
Llaves de estrella
En este caso la boca está cerrada para dificultar el resbalamiento y pueden presentar una forma interior hexagonal sencilla para mejorar el agarre en situaciones de fuertes pares de apriete, o de dos hexágonos cruzados (doce lados) para facilitar más posiciones de encaje con la tuerca, mayor ángulo de giro y mejor accesibilidad en sitios recónditos o con poco espacio de movimiento. Presentan también un cierto ángulo entre los planos del mango y de la boca para evitar el roce contra la superficie plana en la que está roscado el tornillo (es el desalineamiento que veremos más adelante).
Herramientas mecánica Herramientas mecánica
Llaves de carraca
Su particularidad es que solo ejercen presión en un sentido del giro (seleccionable por una pequeña palanca) dejando libre el giro hacia el sentido contrario. Sumamente prácticas para evitar estar constantemente sacando e introduciendo la llave en la cabeza del tornillo/tuerca, sobre todo en lugares de difícil acceso o con escaso margen de movimiento de la llave.
Llaves acodadas
Sus extremos forman una especie de codo respecto al mango, siendo muy útiles en tornillos/tuercas que estén levemente hundidos respecto de una superficie plana. Los extremos suelen ser de estrella para proporcionar eficaces fijaciones y grandes pares de apriete posibles. Los dos extremos de estrella se combinan de la misma manera que las llaves fijas.
Herramientas mecánica Herramientas mecánica
Llaves de tubo
Especialmente útiles para aquellos tornillos/tuercas hexagonales muy hundidos inaccesibles con llaves acodadas. Generalmente combinan dos medidas (las mismas que las fijas) unidas por un mango de forma hexagonal (que facilita su accionamiento con llaves fijas) que además dispone de dos taladros en caras opuestas para poder accionarlo con una varilla pasante. Si esta varilla presenta diversas medidas para ser usada con múltiples medidas de llaves de tubo se la denomina bandeador.
Llaves de pipa
Realmente son una llave de tubo pero sin el perfil hexagonal de su tubo ya que su propia forma en ángulo recto facilita su accionamiento. Sus bocas son de la misma medida para ofrecer dos posibilidades de uso, pudiendo acceder a tornillos poco hundidos (pero ofreciendo mayor palanca de accionamiento) y también a los de más profundos.
Herramientas mecánica Llaves combinadas
Es muy habitual encontrar llaves mixtas plana-estrella o plana-carraca de la misma medida para combinar sus ventajas, así como con forma de media luna e incluso de estrella abierta (similares a las fijas planas pero con interior de cinco lados) para facilitar su encaje con tuercas solo accesibles lateralmente.

Utilización

Herramientas mecánica A la medida
El calibrado interior de la llave debe encajar sin holguras con las exteriores del tornillo o tuerca a manipular. Por tanto, cuando decimos que una llave es del 17 nos referimos a que encajará perfectamente en un tornillo o tuerca cuyos lados opuestos disten ese valor en milímetros. Si la llave fuese de mayor medida se produciría una holgura excesiva que deterioraría –redondearía- los vértices del tornillo o tuerca.
Unidad de medida
En todas las llaves está marcada su medida (distancia interior entre sus dientes o lados opuestos en llaves hembra o distancia exterior en llaves macho). Esta medida puede estar marcada en milímetros o en pulgadas. Si el número es entero se refiere a milímetros, que es lo habitual en Europa continental, pero si el calibrado de la herramienta es de origen anglosajón o norteamericano su medida vendrá expresada por una fracción (1/4, 3/8, etc.) refiriéndose a la parte que representa sobre una pulgada (que equivale a 25,4 de nuestros milímetros). Desgraciadamente rara vez concuerdan con exactitud y será difícil pues conseguir el encaje perfecto, con el correspondiente daño de la tuerca o tornillo. En el ejemplo que os ponemos, una llave de 13 mm no nos sirve para aflojar o apretar un tornillo/tuerca de media pulgada (12,7 mm) corriendo el riesgo de que esos 0,3 mm de holgura redondeen las aristas si está muy bien apretado.
Herramientas mecánica
Herramientas mecánica Herramientas mecánica
El desalineamiento
Si os fijáis en cualquier llave fija veréis que su boca está descentrada con respecto del eje longitudinal del mango. Es lo que se denomina desalineamiento y facilita su uso cuando el margen de movimiento es escaso en “rincones escondidos”. De esta manera bastaría con dar un giro a la cara plana del mango para conseguir reducir el recorrido angular de la llave fija. En el gráfico se muestra en trazo rojo, que el recorrido angular de una cabeza hexagonal (60º) es mayor que la apertura de acceso, consiguiendo el apretado/aflojado con el efecto de desalineamiento.
Herramientas mecánica Herramientas mecánica
Precaución
La simplicidad de una llave fija facilita que podamos agarrarla con toda la mano o, si el espacio es angosto y “peligran” nuestros nudillos, empujarla con la mano abierta para no hacernos daño. Esto hay que tenerlo en cuenta ya que la fuerza inicial necesaria para que ceda el tornillo enseguida se convierte en excesiva.

Otros
capítulos de
herramientas


Herramientas
Capítulo 1 – Llaves Fijas

Herramientas
Capítulo 2 – Llaves Adaptables

Herramientas
Capítulo 3 – Destornilladores, Allen y Torx

Herramientas
Capítulo 4 – Uniones Roscadas

Herramientas
Capítulo 5 – Herramientas para roscar


Herramientas
Capítulo 6 – Herramientas de sujeción

Herramientas
Capítulo 7 – Herramientas de corte

Herramientas
Capítulo 8 – Herramientas de desbaste (limas)

Herramientas
Capítulo 9 – Instrumentos de Medida

Related Article